El balonmano camina hacia un futuro que se despeja: "Siempre he sido partidario de dar por finalizada la temporada"

Dani Lorasque, entrenador del Club Balonmano Ciudad de Salamanca

Dani Lorasque, entrenador del Club Balonmano Ciudad de Salamanca, analiza la situación por la que pasa su deporte a nivel nacional y la manera en la que afectaría a su equipo, siempre anticipando la salud a su principal pasión.

Francisco V. Blázquez, presidente de la Junta Directiva de la Real Federación Española de Balonmano, declaró en un comunicado los términos de la propuesta que la Junta Directiva va a remitir a la Comisión Delegada de la Real Federación Española de Balonmano.

 

Así, se establece que la Junta elevará “una propuesta a la Comisión Delegada para dar por finalizadas y que, por tanto, no se disputen más partidos en las competiciones nacionales esta temporada; esto es resultado de las consultas a diferentes estamentos de nuestro deporte, clubes, árbitros, entrenadores, jugadores, jugadoras; así como con el Consejo Superior de Deportes para intentar cubrir las máximas garantías de seguridad sanitarias, y con otras federaciones nacionales deportivas que disponen de ligas regulares, a fin de tratar de tomar una decisión conjunta por el bien del deporte español".

 

Además, se solicitará la no existencia de descensos deportivos entre los equipos que participan en competiciones nacionales, “pero sí queremos premiar a aquellos equipos que han estado trabajando durante seis y siete meses, permaneciendo en los puestos altos de la clasificación, y que quieren dar un salto deportivo; por lo que propondremos que existan ascensos en las distintas competiciones nacionales, velando por el bien de nuestro deporte y tratando de ser lo más justos posibles".

 

Dani Lorasque, entrenador del equipo de Balonmano Ciudad de Salamanca considera su anulación algo necesario. “Siempre he dicho que era partidario de que la liga fuera declarada nula, porque al final los calendarios en estas competiciones son caprichosos. En la parte de arriba de la tabla los equipos van muy apretados en cuanto a  puntos, de la misma forma que en la parte más baja, de tal de tal manera que el final dependería mucho de si has jugado ya con los de arriba o no. Por ello, lo mejor, bajo mi punto de vista, es dar por  finalizada la temporada”, advierte.

 

Ocupaban el noveno lugar cuando llegó el confinamiento y con ello el parón, ¿cómo valora la posibilidad de ascender, pero no de descender? “Es un tema complicado, porque se desconfiguran el número de equipos,  en el caso de que suban a ASOBAL dos y no baje nadie, serían cuatro partidos más al año y el calendario también habría que modificarlo. Lo mismo ocurre en Plata, si suben seis de Primera Nacional habría 20 equipos…La propuesta está bien, pero claro siempre va a haber alguien que salga perjudicado”, explica.

 

Habría que leer la letra pequeña, ¿no? Exacto. Lo mismo hay equipos que prefieren no subir por temas económicos. Creo que es una decisión muy difícil, porque tendrían que mirar también de cara no solo a la próxima temporada, sino dentro de dos. Habría que volver a igualar las ligas y además siempre está ese factor económico”.

 

“De la misma forma que un club se tendrá que apretar los machos, esta también, deberá rebajar sus pretensiones”

 

Un factor económico que resulta imprescindible para la continuación de muchos clubes: “Quitando algunas excepciones, la mayoría de los equipos de estas categorías de nuestro deporte dependen de patrocinio interno. Veremos cómo quedan las empresas después de todo e imagino que la Federación contará con ello. De la misma forma que un club se tendrá que apretar los machos, esta también, deberá rebajar sus pretensiones. Debemos esperar a ver como evoluciona todo, pero nunca lloverá a gusto de todos. Tomar una decisión de este tipo es complicado, porque siempre habrá alguien que mire por lo suyo”.

 

¿Y a nivel personal, cómo cree que afecta esta decisión a su equipo? “Yo lo que no quiero es que el nivel del balonmano caiga en todas las competiciones y creo que de esta manera es muy probable que lo haga. En el caso de que los equipos suban y no haya ningún descenso…habrá mucha menos competición”, asegura.

 

¿Cabe la posibilidad de hablar de futuro? “La verdad es que yo no he hablado con el club sobre ello. Ahora mismo lo primero es la salud y hasta que no pase todo y podamos hacer una vida normal, no se puede tomar una decisión. El deporte, a pesar de ser una parte fundamental de mi vida, ha pasado a un segundo plano. Dijimos que hablaríamos después y así será. El futuro no me preocupa, básicamente veo muy complicado que podamos comenzar la temporada en septiembre como siempre, estamos a la expectativa”, finaliza.

 

Seguimos pensando en un futuro que se antoja lleno de preguntas e incertidumbre. De momento, el balonmano camina por un presente cada vez más seguro, que permite eliminar ciertos quebraderos de cabeza, todavía presentes en la mayoría de los clubes salmantinos de la ciudad.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: