El balance de Mañueco: se atribuye Hospital y estación de buses; ni una palabra de Corte Inglés, Corona o MercaSalamanca

Vistas del controvertido hotel Corona Sol

El alcalde cifra en un 95% el cumplimiento de sus compromisos electorales, pero incluye gestiones sobre asuntos impropios como las obras del Hospital, la estación de autobuses o el centro del español. Los fracasos de El Corte Inglés, la ilegalidad del Corona Sol o el escándalo del MercaSalamanca se 'caen' de su balance.

El alcalde de Salamanca ha hecho este jueves el anunciado balance de sus dos primeros años de este mandato, en el que no ha podido evitar cierto tono triunfalista y la habitual contabilidad 'imaginativa'. Sólo así se puede llegar a un 95% de cumplimiento de sus compromisos, que es lo que mantiene Fernández Mañueco que ha conseguido. La cifra tiene varios trucos. El primero, la coletilla de 'cumplidos o en vías de cumplimiento', lo que permite meter en ese 95% cuestiones que sólo están tramitadas y que están lejos de ser realidad. Y el segundo, incluir como propias iniciativas que corresponden a otros grupos municipales e incluso a otras instituciones.

 

Este último es uno de los capítulos que más sobresale. El alcalde pone en su haber las gestiones realizadas para el avance de las obras del Hospital de Salamanca, el proyecto de la estación de autobuses o la cestión del Banco de España a la Usal como sede del centro del español. Todas son medidas tomadas por otras administraciones. Las obras del Hospital son responsabilidad de la Junta, y su ritmo ha aflojado; la estación de bus la hará la Junta con un 10% de aportación del consistorio, y no estarán hasta 2019-2020; el tren de alta velocidad a Madrid, que todavía no alcanza todas sus prestaciones, que es cosa de Fomento y que no es alta velocidad; y la cesión del Banco de España es del Gobierno central, para un centro que está sólo en proyecto.

 

También destacan las medidas impulsadas por el PSOE, caso del bono bus joven, las ayudas de libros de texto o el cambio en las ayudas por nacimiento, todas ideas del grupo socialista que el equipo de Gobierno incluye de una u otra forma. Para redondear este 95%, se incluye la exposición de Barceló, única colaboración por ahora con el Octavo Centenario de la Usal, los juegos escolares (que llevan décadas celebrándose), las cuentas saneadas (obligado por el Ministerio de Hacienda)... Legítimamente apunta las obras en parques como el de Garrido, dos años y medio en obras, el aparcamiento en superficie con nuevos solares asfaltados o la reducción de los reventones, eso sí, sin erradicarlos ni apostar por la eliminación de las tuberías de fibrocemento.

 

De lo que no hay ni rastro es de cuestiones que no han llegado a buen puerto. Es el caso del conflicto con las licencias de El Corte Inglés, para el que Fernández Mañueco no ha sido capaz de dar una solución fiable y que, a día de hoy, no tiene visos de resolverse; del hotel Corona Sol, que carece de licencias desde hace año y medio y que se niega a cerrar; o el escándalo del MercaSalamanca, al que varias empresas deben un milón de euros desde hace años sin que se haya hecho, hasta ahora, nada para que paguen. Ninguna de estas cuestiones estaba entre sus compromisos electorales.

 

Tampoco ha logrado culminarse la conversación del torreón de Los Anaya en centro cultural, prometido desde hace más de dos años y que está todavía en trámites; el Victoria Adrados, un proyecto heredado del anterior alcalde y que no se hará realidad esta legislatura; la casa de las asociaciones; o el desarrollo del plan Tormes+, que tiene presupuesto europeo y de cuya puesta en marcha poco se sabe. Un balance con sus luces, pero también muchas sombras.