El 'baile' de vehículos en la Plaza Mayor: hasta 300 diarios en un monumento protegido

Vehículos en la Plaza Mayor este viernes. Foto: F. Oliva
Ver album

La Plaza Mayor de Salamanca soporta un volumen de tráfico impropio de un monumento declarado patrimonio.

Esta semana se ha estrenado el dispositivo de la Policía Local para vigilar la circulación en la Plaza Mayor, y que consiste en una pareja de agentes que velarán por el cumplimiento de las normas particulares para los vehículos de carga y descarga. La medida se ha tomado tras alertar el grupo socialista sobre el intenso tráfico que sufre el monumento y solicitar en una comisión de Policía un mayor control. Y tras la denuncia hace semanas por parte de TRIBUNA que puso de relieve que, lejos de estar registringido, el tránsito de vehículos en la plaza es insospechadamente elevado.

 

En teoría, el tráfico en la Plaza Mayor está limitado a los vehículos de carga y descarga, pero la realidad es que el monumento ve pasar gran cantidad de ellos al cabo del día, y no sólo de transporte. ¿Cuántos? Durante esta semana, varios redactores de TRIBUNA han comprobado in situ el volumen y las características del tráfico en el ágora emblema de la ciudad que, según ha podido comprobar este medio, ve pasar entre 200 y 300 vehículos al día sobre su desgastado pavimento

 

El volumen se ha calculado el base al número de vehículos que circula por la Plaza Mayor en el horario de carga y descarga, de 8 a 11 de la mañana, único momento en que está abierta la circulación. Y es una estimación respaldada por las apreciaciones de los agentes de la Policía Local. La cifra es, a todas luces, impropia de un monumento declarado patrimonio y protegido por las normas internacionales y por un reglamento municipal.

 

 

CAMIONES, FURGONETAS, TURISMOS...

 

Según ha podido comprobar este medio, el 'baile' arranca en torno a las 8 de la mañana con el inicio del horario de carga y descarga. Desde 2007 se reguló esta actividad bajo las premisas que se pueden consultar en este documento; además del horario, se reguló qué calles eran de entrada y salida y la obligación de circular dentro de la plaza en sentido contrario a las agujas del reloj.

 

Hasta las 11 de la mañana, el trasiego de vehículos es constante. La mayoría son de proveedores de los negocios de la Plaza y su entorno, una flota compuesta por furgonetas y bastantes camiones de reparto, de cierto tonelaje y gran tamaño. Pero es que además se contabilizan numerosos coches, algunos vinculados a los negocios y un buen número del parque móvil municipal.

 

A ellos hay que sumar también la presencia habitual de vehículos de la Policía Local. De la empresa de la iluminación, que con frecuencia mete grúas para cambiar elementos o para instalar los focos de colores con los que se ilumina la fachada principal. Y en las últimas semanas, de numerosos vehículos para las obras que se han hecho. En ocasiones, este medio ha podido contar cerca de 25 vehículos estacionados al tiempo.

 

 

DAÑOS AL MOBILIARIO Y EL PAVIMENTO

 

Esta carga de tráfico tiene sus consecuencias. En los últimos meses dos camiones de gran tamaño han derribado sendas farolas de la Plaza Mayor, que han tenido que ser repuestas, algo que cada vez cuesta más porque los modelos están descatalogados.

 

Pero el principal damnificado es el pavimento de la plaza. Tras soportar numerosas obras, tráfico y las inclemencias y el paso del tiempo, se encuentra en malas condiciones. Se notan las sucesivas reparaciones, numerosas losas están hundidas, ladeadas o partidas, otras han tenido que ser cambiadas. La superficie no es uniforme y presenta numerosas grietas.

Noticias relacionadas