El Ayuntamiento vuelve a las andadas con un contrato negociado sin publicidad para rebajar bordillos

Saca por procedimiento negociado sin publicidad la contratación de una empresa para ejecutar una parte de los rebajes de bordillos por 72.000 euros; da cinco días para presentar oferas y alude a la urgencia de crear empleo y mejorar la accesibilidad.

El equipo de Gobierno va a volver a recurrir a un tipo de contratación 'opaca' y proscrita en el Ayuntamiento de Salamanca esta legislatura: hace meses que no salía uno así porque son fuente de sospechas y la oposición los ha erradicado. Lo va a hacer, además, por la vía rápida y con la excusa de la creación de empleo y la urgencia de rebajar cuanto antes los bordillos de las aceras en el 'ambicioso' plan de Fernández Mañueco para rebajar todos los de la ciudad. Algo que va a generar, con toda seguridad, las preguntas de la oposición.

 

Para empezar, el contrato, de 72.000 euros, se asegura está por debajo del límite económico para hacerlo por negociado sin publicidad, un tipo de contratación en la que es el Ayuntamiento quien invita a las empresas y elige. El máximo legal son 60.000 euros y, sin IVA, este se queda en 59.608,14 euros.

 

La clave, no obstante, es el tipo de contratación. Se trata de un procedimiento en el que se va a seleccionar un empresario colaborador para el desglosado final del proyecto de accesibilidad de pasos de peatones, los rebajes de aceras, para calles de la margen izquierda. Se va a utilizar el procedimiento negociado sin publicidad, en el que el Ayuntamiento invita a empresas a hacer sus ofertas; en este caso, se permitirá que presenten candidatura todas aquellas empresas que quieran. Eso sí, se dan sólo cinco días de plazo y el consistorio solicitará ofertas, al menos, a tres empresas que estén capacitadas para la realización del objeto del contrato: lo que no dice es con qué criterios las elegirá.

 

La urgencia, además, se justifica con argumentos cuestionables. Según la convocatoria, las prisas para contratar esta parte de las obras se deben a "la demanda social de proporcionar un trabajo a personal desempleado y de acometer estas obras de accesibilidad para suprimir cuanto antes las barreras arquitectónicas en una amplia zona de la ciudad". Las obras de rebajes se están llevando a cabo desde hace meses en la ciudad.