El Ayuntamiento tendrá que trasladar la parada del bus metropolitano de Gran Vía a La Alamedilla

El PSOE denuncia que el Procurador del Común va a obligar al Ayuntamiento a cambiar de sitio la parada de los buses metropolitanos o a que paren los motores por las molestias a los vecinos. El traslado está previsto desde hace cuatro años, pero no se ha hecho nada pese a las quejas.

El Ayuntamiento de Salamanca tendrá que llevar a cabo un cambio sustancial en las paradas del bus metropolitano, algo a lo que se resiste desde hace años a pesar de que está previsto en su plan de movilidad: el mismo que está casi sin estrenar. Sin embargo, no podrá demorarlo más porque el Procurador del Común ha fallado en su contra y le insta a tomar medidas. Las opciones son trasladar la parada de Gran Vía a la calle Alamedilla y Canalejas o obligar a que los buses apaguen los motores. Así lo ha desvelado el concejal socialista Arturo Santos, que ha informado sobre la situación creada por la resolución del órgano consultivo.

 

La reubicación de las paradas del bus metropolitano viene dada por las molestias que generan estos vehículos. Los buses que hacen el servicio de conexión entre la capital y las principales localidades del alfoz no funcionan como el servicio urbano, que llega, recoge y deja viajeros en cada parada y continúa inmediatamente, sin tiempos muertos en ningún momento. En su lugar, el metropolitano tiene prolongadas detenciones en su parada principal, la de Gran Vía, para hacer la regulación de horarios. Esto genera ruidos y molestias a los vecinos porque durante ese período de regulación el bus está parado durante muchos minutos con los motores en marcha, motivo por el cual se planteó su traslado: los ruidos y la contaminación han generado quejas de los vecinos, a la altura de Gran Vía 57.

 

Mapa con la nueva ubicación de las paradas del bus metropolitano.

 

Si se cambia la ubicación, los autobuses con destino a Doñinos, Aldeatejada y Santa Marta deberán estacionar en el último tramo de Canalejas, ya llegando a la plaza de España; y los que van a Villamayor, Villares de la Reina y Cabrerizos lo harán en la calle Alamedilla, paralela al parque. El objetivo marcado con el cambio es retirar el impacto visual, ambiental y sonoro de los autobuses en espera de la hora programada de salida (por regulación) en la zona histórica. La ubicación propuesta debe mejorar la afección por contaminación y ruido, al tratarse de un entorno más abierto, alejado de las edificaciones y con presencia importante de vegetación.

 

Sin embargo, el PSOE critica que el plan de movilidad tiene cuatro años y que esta es una de las primeras medidas contempladas, pese a lo cual ha habido que esperar a que el Procurador del Común se pronuncie para ponerla en marcha. Para Santos, la solución no es el traslado, que llevaría la parada del metropolitano al entorno de Canalejas, ya suficientemente cargada de tráfico, ruido y contaminación. La mejor salida, en su opinión, es obligar a que paren motores si van a estar estacionados más de cinco minutos.

 

Hace unos días, el grupo socialista llevó a comisión informativa una propuesta para mejorar la información sobre el bus metropolitano y que permitiría que el servicio que une Salamanca con su alfoz disfrutara de mejor información sobre las paradas y horario de llegada de las diferentes conexiones. Y también ha propuesto para Salamanca buses con tecnología híbrida o eléctrica, que contaminan menos y son muy silenciosos. El equipo de Gobierno ya se negó a incorporar uno de estos buses al servicio municipal, pero el PSOE piensa insitir.