El Ayuntamiento tampoco sabía que el recinto ferial estaba sin licencia y la Diputación pidió la exención

El equipo de Gobierno reconoce en una comisión que desconocía que el recinto ferial llevaba 20 años sin licencia y que la Diputación se dirigió al Ayuntamiento para intentar no pagar los 391.000 euros.

El caso del recinto ferial de Salamanca es la prueba de que una instalación como esta, una de las de mayor tamaño de la provincia, puede pasarse veinte años en el limbo sin que nadie se de cuenta. Tras conocerse que la Diputación pagará 391.000 euros por la licencia de apertura después de dos décadas sin ella, se ha sabido que el deconocimiento alcanzaba también al Ayuntamiento de Salamanca. Por este motivo, del grupo municipal Ciudadanos ha pedido que se revisen las licencias de las principales sedes de la Diputación en la capital.

 

El día 23 de junio, el grupo Ganemos denunciaba el gasto por parte de la Diputación para poner al día la licencia de apertura del recinto ferial. Algo sorprendente, dado que la instalación lleva abierta veinte años. Sin embargo, no había abonado la correspondiente tasa y le tocaba hacerlo por atrasado y por una elevada cantidad. Para ello, se aprobaba un suplemento de crédito por valor de 391.856,12 euros para sufragar el gasto de la licencia de actividad del recinto ferial, con cargo a remanente líquido de tesorería y a favor del Ayuntamiento.

 

Sin embargo, no sólo la Diputación ha incurrido en el desgobierno de tener sin licencia un lugar que visitan miles de personas cada feria de septiembre. El Ayuntamiento de Salamanca tampoco tenía conocimiento de la falta de la preceptiva licencia, como ha reconocido al portavoz de C's el equipo de Gobierno en una comisíon informativa. “Ni el Ayuntamiento tenía previsto en los Presupuestos ese ingreso ni la Diputación en los gastos”, han apuntado desde las filas naranjas, que insisten en que el recinto ha estado funcionando durante 20 años y las dos instituciones se han dado cuenta ahora.

 

Pero es que, además, la Diputación hizo un intento para no tener que abonar esta elevada cantidad por la licencia. “Según hemos podido saber, la Diputación se puso en contacto con el Ayuntamiento por si podía estar exenta de pagar la citada tasa, a lo que el Ayuntamiento respondió que no”, ha desvelado Alejandro González, tras asistir la comisión de Hacienda del Ayuntamiento.

 

Es por ello que después de preguntar si la guardería y la residencia de la Diputación tienen licencia, el Grupo Municipal de Ciudadanos ha solicitado que el Ayuntamiento actúe de oficio, y que Policía Administrativa haga una inspección para averiguar si todos los obligados tienen licencia de apertura en nuestra ciudad.

Noticias relacionadas