El Ayuntamiento se supera y 'fríe' a los conductores salmantinos con más multas de las previstas

La recaudación por multas de tráfico alcanza el 104% de lo previsto a falta de tres meses para acabar el año: supera los 1,5 millones de euros presupuestados para todo 2018.

El Ayuntamiento de Salamanca tiene problemas para gastar y mucha facilidad para ingresar. Así se podría resumir el estado de la ejecución presupuestaria a la vista de los datos que conocemos. Si por un lado el equipo de Gobierno sólo alcanza el 22% de la ejecución de las inversiones prometidas y acumula 33 millones de euros sin gastar en el cajón, sus números en materia de ingresos son justo los contrarios: el 70% de la recaudación prevista ya está confirmada y en caja.

 

Entre las caudalosas fuentes de ingresos que tiene el consistorio, sorprende el partido que le saca el consistorio a otros posibles orígenes de financiación. Es el caso de aquellos que desbordan todas las previsiones para llenar las arcas municipales, y el más señalado es el capítulo de las multas, aunque no el único.

 

Según los últimos datos de la ejecución presupuestaria, la de los ingresos por multas es una de las partidas que con más éxito está aplicando el Ayuntamiento este 2018. Según las previsiones iniciales, el presupuesto contempla ingresar 1,5 millones de euros durante todo el año en infracciones de la ordenanza de tráfico, exclusivamente. Pues bien, a 5 de octubre ya se ha cubierto ese objetivo.

 

Según los datos municipales, se ha superado lo previsto y con tres meses por delante el consistorio ha recaudado 1.511.046,19 euros en multas de tráfico: es el 100,74% de lo previsto. Además, es recaudación líquida: ya está en las arcas municipales. De seguir al mismo ritmo, alcanzaría los dos millones de euros, salvo que baje el ritmo de infracciones o el de vigilancia.

 

No es la única partida de ingresos gestionada con este nivel de éxito. Llama la atención la buena marcha de los ingresos por vados, 1,5 millones cobrables, por encima de los 1,4  previstos; de la recaudación por terrazas, que supera los 600.000 euros sobre 675.000 previstos; el impuesto sobre la plusvalía, que ha ingresado ya 6 millones líquidos a pesar de estar anulado (llegará a los 7,7); o el de construcciones. Además, la recaudación de impuestos como el de tracción mecánica (6,9 millones) o el IBI (45 millones) está casi al completo en las arcas municipales.