El Ayuntamiento se quiere gastar en aceras lo que no pudo en el fallido proyecto del parque de Garrido

Calle aledaña al nuevo parque de Garrido. Foto: De la Peña

Aprueba el arreglo de aceras y pavimento tras dos años y medio de obras y las protestas de los vecinos y comerciantes. Gastará casi 400.000 euros, tras haber tenido que renunciar al sobrecoste de 600.000 euros que propuso para hacer el parque, que desde el principio iba a pagar la concesionaria del parking.

El Ayuntamiento de Salamanca ha anunciado su intención de gastar hasta 380.550 euros en un proyecto para la mejora de las aceras que rodean el nuevo parque de Garrido, según ha acordado este martes la Comisión de Fomento y Patrimonio. Esta cantidad permite al consistorio resarcirse de su fallido proyecto para gastar 600.000 euros extra en el parque con un diseño que presentó el propio alcalde y que, a pesar de ser casi idéntico al previsto, tenía un sobrecoste importante porque el proyectado lo pagaba la empresa concesionaria, como así ha sido al final.

 

Aquel segundo diseño del parque costaba algo más de lo que ahora pretende gastar el consistorio en arreglar las aceras que circundan el nuevo parque, algo pendiente y que los vecinos y comerciantes de la zona han solicitado tras dos años y medio afectados por unas obras que han complicado la circulación, el aparcamiento y la pervivencia de los negocios.

 

"Da la impresión de que a toda costa había que aprobar un proyecto relacionado con esta plaza para sacar a contratación privada. Teniendo en cuenta que el PP no pudo aumentar el coste de las obras del propio parque de Garrido que, gracias a Ganemos Salamanca, no costaron un  solo euro a la ciudad", ha recordado el concejal Gabriel Risco.

 

El proyecto para mejorar la accesibilidad recoge la intervención de acertas en las calles Juan de la Cierva, Los Tilos, Ávila e Isaac Peral, en las que se renovará la pavimentación, ensanchará las aceras y renovará el alumbrado público con tecnología LED. El proyecto se completa con la reforma integral de las calles Ávila y Wellington en el tramo comprendido entre las calles Juan de Villoria e Isaac Peral, en las que se renovarán la pavimentación, las redes de distribución de agua, el alumbrado público y las redes de servicios no municipales, ha informado el Ayuntamiento.

 

Estas actuaciones se realizan una vez han concluido las obras del nuevo Parque de Garrido, con el propósito de evitar así el cierre de las calles y las molestias añadidas a vecinos, comerciantes y establecimientos de hostelería que hubieran supuesto comenzar las obras de renovación de las aceras al mismo tiempo que la ejecución del aparcamiento subterráneo. Y, ahora, las nuevas obras se realizarán por tramos para "minimizar al máximo las molestias".

Noticias relacionadas