El Ayuntamiento se prepara para una respuesta histórica en servicios sociales y no dejar a nadie 'en la cuneta'
Cyl dots mini

El Ayuntamiento se prepara para una respuesta histórica en servicios sociales y no dejar a nadie 'en la cuneta'

Ana Suarez visita a Atenzia

Tras resolver más de 1.500 atenciones urgentes el consistorio espera un aumento de autónomos y trabajadores que nunca había recurrido a las ayudas sociales.

La explosión de la crisis del Covid-19, con 14.000 empleados en ERTEs y al menos 1.700 empleos destruidos por ahora, ha provocado una avalancha de atenciones en los servicios sociales del Ayuntamiento de Salamanca. Sin embargo, los servicios municipales se preparan para una nueva ola que va a llevar a las puertas de la atención pública a personas que nunca antes habían necesitado esta ayuda.

 

Así lo considera la teniente de alcalde y concejala Ana Suárez, al frente de todo el operativo de servicios sociales al que felicita por su total implicación durante las semanas de trabajo incansable. Hasta ahora, según cifras oficiales, la concejalía ha gestionado 1.550 intervenciones con personas que han acudido bajo los efectos económicos y sociales de la crisis del coronavirus. Este 29 de abril se actualizarán los datos, pero a finales de marzo eran 746 atenciones, con lo que se espera un aumento exponencial.

 

Por ahora, la concejalía se ha concentrado en gestionar las necesidades urgentes caso a caso, "un trabajo artesanal", en el que se han habilitado ayudas a cada requerimiento que ha llegado a las oficinas municipales de Peña Primera, donde se recogen llamadas constantemente en los cuatro teléfonos habilitados y más de 200 correos electrónicos al día con peticiones de ayuda. También se han adaptado albergues y se han preparado dependencias como la ciudad deportiva Rosa Colorado para atender necesidades.

 

"Lo prioritario ha sido resolver la situación", asegura Suárez, lo que incluye ayudas básicas de todo tipo para pagar vivienda, suministros, manutención o ropa, pero la concejal admite que ahora van a empezar a encontrarse con la necesidad de gestionar las consecuencias de la crisis económica que se avecina. Lamenta que "nos vamos a encontrar con personas que jamás habían accedido a estos recursos", entre los que se encuentran parados, afectados por ERTEs, autónomos, pequeños empresarios... "Muchas personas que hace dos meses no les sobraba, pero que vivían", que hasta ahora llegaban a fin de mes y ahora, con negocios cerrados o reducidos sueldos, no pueden. Este va a ser el objetivo de servicios sociales ahora, sin desatender las ayudas sociales que ya se concedían.

 

Para poder articular las ayudas que necesitarán, Suárez exige claridad a las administraciones superiores para complementar las actuaciones municipales con las de la comunidad o el Gobierno central. "Necesitamos saber cuáles son esas ayudas que se han anunciado, pero que no terminan de definirse", asegura Suárez, "y no podemos esperar porque las necesidades están ahí ya".

 

El equipo de Gobierno municipal se está preparando para dar una respuesta a la demanda histórica que se avecina. "Ojalá no fuera así, que la economía se reactivara, pero nos estamos preparando para una gran demanda de ayuda", reconoce Suárez que admite que se preparan para el peor de los escenarios, pero que "nos estamos dejando la piel" para afrontarlo. En cuanto a cifras, la concejala rechaza hablar de un posible presupuesto, pero cuenta con que habrá que aumentar partidas aunque dependerá de la parte que cubran las medidas de otras administraciones.