El Ayuntamiento refinanciará varios créditos hasta el año 2023

Pleno. La amortización de más de 500.000 euros queda en suspenso durante dos años.
Cecilia Hernández

El Ayuntamiento de Peñaranda de Bracamonte ha refinanciado varios créditos que mantenía con entidades bancarias, para conseguir una carencia de dos años en el pago de la amortización del importe principal de cada uno de ellos.

Esta medida supondrá que el Consistorio va a disponer durante ese tiempo de aproximadamente 60.000 euros en cada ejercicio para destinarlos a la gestión municipal, importe que aliviará la difícil situación que, en palabras del alcalde Isidro Rodríguez, se está viviendo por la crisis económica. Esta refinanciación fue aprobada ayer noche en pleno ordinario, con los votos a favor del Grupo Socialista, y en contra del Grupo Popular.

El portavoz de los populares para temas económicos, José Antonio Jiménez Barcala, mostró su disconformidad con la medida que implica, a cambio de la carencia de dos años en la amortización, el aumento en el tipo de interés, que alcanza, en alguno de los créditos, el 1,5 % más el Euribor. Según el edil del PP, “el problema sólo se aplaza dos años, tiempo tras el que nos vamos a encontrar igual o peor de lo que ya estamos pero con unos intereses multiplicados por dos”.

Barcala propuso la disminución del gasto corriente como principal actuación para combatir los problemas económicos municipales, “que quedaron reflejados en la brutal bajada del remanente de tesorería en la liquidación del presupuesto, que, recuerdo, bajó de 300.000 euros en 2008 a apenas 6.000 en 2009, lo que demuestra la mala previsión del Grupo Socialista en la gestión de las cuentas”. En definitiva, concluyó el popular, “esta medida es como poner un corcho en la vía de agua del Titanic”.

Ante estas afirmaciones, el alcalde apeló a la responsabilidad de su equipo de Gobierno a la hora de adoptar esta decisión, “similar a la que han tomado otros ayuntamientos o la misma Diputación provincial, donde se han refinanciado más de siete millones de euros”, añadió.
“Lo esencial es seguir disponiendo de liquidez en los próximos años para que la Corporación que venga pueda afrontar las obligaciones, realizar inversiones y mantener el empleo procedente de los programas de la Junta de Castilla y León, que tanto critican ustedes”, dijo en referencia a los populares. “La realidad es que este Ayuntamiento es de los pocos que consiguió un presupuesto positivo en 2009, y que con este aplazamiento sólo postergamos la amortización, no los intereses, que tan sólo van a aumentar en unos 2.000 euros al año”.

Otra polémica surgió a cuenta de los impuestos municipales, que derivó en una discusión sobre el aumento de la recaudación del Ayuntamiento peñarandino en este año, pese a no haber subido las tasas. El aumento se ha debido, según el alcalde, a las licencias de primera ocupación de casi dos centenares de viviendas construidas en la localidad.