El Ayuntamiento recurrirá para evitar el derribo inmediato del parque de maquinaria de Huerta Otea
Cyl dots mini

El Ayuntamiento recurrirá para evitar el derribo inmediato del parque de maquinaria de Huerta Otea

El alcalde anuncia un más que probable recurso para impedir que se ejecute la sentencia favorable que logró Equo.

El Ayuntamiento de Salamanca recurrirá la última determinación que obligaría a cerrar y derribar de manera casi inmediata el parque de maquinaria, la instalación en Huerta Otea construida por el servicio de basuras para alojar los camiones y demás vehículos del servicio. El lugar ha sido objeto de una larga batalla judicial que tuvo su punto decisivo a finales de 2017, cuando el Tribunal Supremo declaraba nula la autorización de la CHD para legalizar las obras del parque de maquinaria que la concesionaria del servicio de basuras había construido a la orilla del río Tormes, en la zona de Huerta Otea, y que ya tenía una sentencia en contra de 2015.

 

Dicha obra, por la que la CHD ya había sancionado al Ayuntamiento de Salamanca con 60.000 euros por hacerla sin autorización y le había denegado posteriormente la misma por riesgo de inundación del terreno, fue muy polémica en 2011 cuando el proyecto aprobado por la concesionaria y el Ayuntamiento contemplaba derribar la pesquera de Tejares para modificar así las cotas de inundabilidad del río y poder legalizar el Parque de Maquinaria ya construido; con esta jugada, se conseguía que dejara de estar en zona inundable.

 

Sin embargo, a finales de noviembre de 2017 se conoció que la justicia había dado la razón a Equo y otros colectivos que pidieron el derribo de la instalación, aunque se concedió entonces una paralización cautelar del derribo cuando el consistorio presentó ante la CHD la petición de una nueva autorización, la tercera. Sin embargo, el Ministerio para la Transición Ecológica ha denegado a la CHD la tramitación de esta nueva autorización con la que se pretendía sortear la sentencia ya firme de derribo, y Equo ha procedido a exigir de nuevo el cumplimiento de la resolución, pidiendo el cese inmediato de la actividad en el lugar y el derribo.

 

El argumento más contundente y repetido en el proceso es que la CHD no ha razonado el porqué autorizó sin ningún informe una obra que anteriormente había denegado por los informes que decían que la zona era inundable y que no era idónea para construir una instalación de esa naturaleza que suponía un riesgo ambiental, hidrológico y paisajístico para el río Tormes.