El Ayuntamiento quiere obligar a los bomberos a hacer diez guardias de 24 horas en su tiempo libre

El parque de Bomberos de Salamanca.

El concejal del área pone sobre la mesa formar un retén de bomberos que refuerce el servicio en caso de necesidad y que estarían localizables fuera del horario laboral, pero los bomberos creen que debe ser voluntario y se debe compensar.

Se avecina una nueva marejada en el servicio de Bomberos. Tras más de un año de calma con un nuevo jefe no afin al equipo de Gobierno y el triunfo de los 16 bomberos expedientados por Mañueco, las aguas pueden volver a enturbiarse si sale adelante el nuevo empeño del concejal delegado. La pretensión es que los bomberos hagan cada año fuera de su horario laboral diez guardias de 24 horas para cumplir con una parte de la productividad; una medida con la que se formaría un retén de bomberos voluntarios localizables 24 horas, pero que el concejal del área, Fernando Rodríguez (que ha sumado esta delegación a sus amplios poderes), considera que va dentro del sueldo de los bomberos, por lo que ha negado cualquier tipo de compensación.

 

El asunto no es del todo nuevo porque hace años que el concejal delegado mantiene esa pretensión, pero ha vuelto a la actualidad al ponerlo sobre la mesa este miércoles en la comisión informativa de Policía. Detrás de la propuesta, encauzada a través del jefe del cuerpo, están el propio concejal y el área de recursos humanos, que consideran que los bomberos están obligados a prestarse a un retén que es voluntario y que reforzaría a sus compañeros en caso de necesidad. Sin embargo, ni los grupos de la oposición ni los sindicatos lo tienen tan claro y ya se han producido los primeros movimientos; la próxima semana se producirá una reunión entre las fuerzas sindicales con representación en el cuerpo y C's quiere que la oposición política tenga parte.

 

La polémica sobre los retenes voluntarios arranca en las medidas que tomó el Gobierno en 2012 para mejorar la productividad de los empleados públicos. Se introdujeron objetivos de calidad y, entre las fórmulas para alcanzarlos, se planteó la creación de un retén de bomberos voluntarios. Se trata de un sistema para que los bomberos estén localizables en su tiempo libre, fuera de su horario laboral, y se incorporaran (con un tiempo de reacción rápido) ante una urgencia para reforzar el servicio de extinción; el retén se suma al servicio ordinario o de guardia. Participar en el retén es voluntario y, en un primer intento por implantarlo, el Ayuntamiento consideró que no era preciso remunerarlo; en concreto, y según agentes del cuerpo, se compensaba con 15 euros en la nómina y ocho horas libres al año.

 

Ahora el concejal del área ha vuelto a la carga, y de nuevo este miércoles ha puesto sobre la mesa el sistema de retén voluntario por el que se pretende que los bomberos hagan diez guardias de 24 horas al año fuera de horario laboral. El concejal considera que los agentes están obligados a participar y así integrar este retén como un servicio más del Ayuntamiento. Los sindicatos, y los bomberos, no opinan lo mismo y se van a negar una vez más, especialmente si el consistorio además de obligarles se niega a remunerar este servicio extra. No sería el primer encontronazo entre Rodríguez y bomberos y policías locales: ya les negó el uso de las piscinas municipales para su preparación física.

 

El retén de bomberos localizables ya ha generado problemas en otras ciudades como León, donde el juzgado ha avalado durante el año pasado que dos bomberos voluntarios que lo denunciaron en 2014 tenían derecho a cobrar por su labor de retén; el Ayuntamiento tuvo que pagarles por los servicios. El coste estimado para formar un retén de cinco bomberos que refuerce el dispositivo es de unos 100.000 euros al año según la propuesta prestada hace unos años precisamente en León.