El Ayuntamiento quiere 600.000 euros por las cien vallas publicitarias repartidas por la ciudad

Publicidad de alcohol en Salamanca (Foto: Chema Díez)

El Ayuntamiento saca a concurso por 154.000 euros al año la explotación de las vallas publicitarias de gran tamaño.

El Ayuntamiento de Salamanca ha sacado a concurso el contrato para la explotación de las vallas publicitarias de gran tamaño repartidas por la ciudad. El objetivo es ingresar no menos de 154.000 euros al año por las cien que hay en la capital actualmente, lo que suman más de 600.000 euros por un contrato de cuatro años de duración, que es lo previsto.

 

Entre las condiciones, el Ayuntamiento ha fijado un precio mínimo que en ningún caso será inferior a 64,81 euros por cada metro cuadrado de publicidad comercial susceptible de explotación, con lo que se previene de posibles ofertas a la baja. De hecho, el número de metros cuadrados totales de explotación multiplicado por los euros/m2 que pide el Ayuntamiento suman más de 153.900 euros, con lo que hay poco margen para la rebaja. En total hay 98 carteleras de 8x3 metros y dos carteleras de 4x3 metros repartidas en 73 emplazamientos. La superficie publicitaria total que se explotará será de 2.376 m2.

 

El adjudicatario está obligado a mantener en perfecto estado de conservación y, en su caso, reponer, las carteleras de gran formato en los emplazamientos, siendo a su cargo los gastos correspondientes. Como contraprestación, el concesionario tendrá derecho durante el plazo de la concesión a la explotación de la publicidad comercial de tales carteleras de gran formato, pudiendo negociar con los anunciantes la retribución de los servicios publicitarios.

 

Cuando la publicidad a instalar se refiera a cualquier forma escrita, gráfica, oral, visual o alegórica, directa o indirecta, de bebidas alcohólicas o denominaciones comerciales de bebidas alcohólicas, la campaña publicitaria deberá obtener la conformidad de los Servicios Técnicos Municipales con carácter previo a su instalación. Asimismo, se advierte expresamente a los licitadores que el Ayuntamiento no permitirá anuncios publicitarios de contenido sexista.