El Ayuntamiento prorroga desde ya y por cinco años el contrato de Aqualia que acababa en 2022

Los trabajadores de Aqualia levantan el pavimento en busca de la avería

El pleno, con la mayoría del PP, aprueba compensar a la empresa concesionaria de la gestión del agua con 3 millones de euros y cinco años más de concesión. El equipo de gobierno se niega a postergar la decisión pese a que el contrato no vence hasta 2022.

El equipo de Gobierno ha aprobado esta mañana en pleno con la oposición del PSOE conceder a la empresa Aqualia una prórroga de cinco años y una compensación de 3 millones de euros del contrato de gestión del agua de Salamanca, competencia de esta empresa desde 1996 y hasta 2022. Y lo ha hecho a pesar de que la oposición le ha pedido más tiempo para analizar esta compensación, que ha llegado a comisión municipal, donde la oposición puede acceder al asunto, esta misma semana aunque su recorrido data de hace más de un año.

 

En abril de 2013 la empresa solicitó al Ayuntamiento una compensación en forma de prórroga por lo que entendía era un aumento de costes por haber tenido que asumir tareas que no estaban en el contrato cuando se firmó en 1996; entre otras cosas, el nuevo bombeo de agua de la margen izquierda y de La Aldehuela, el bombeo al MercaSalamanca y por una reducción en el consumo de agua y, por lo tanto, de su volumen de negocio. En principio, y según el PSOE, solicitó casi 13 millones de euros por haber tenido que asumir estos costes y por el desequilibrio económico que causaban al contrato.

 

Tras consultar si era posible compensar a la empresa con la primera prórroga prevista en el contrato, por cinco años, un informe del pasado 18 de junio reducía a 3,1 millones de euros el desequilibrio en el contrato al rechazar la merma de negocio por la reducción de consumo.

 

No obstante, la decisión tiene los reparos del interventor del Ayuntamiento, que recuerda que el informe técnico del director de área está sin suscribir, que las modificaciones del contrato no están aprobadas por el Ayuntamiento y que el Ayuntamiento debe reclamar a la empresa los pagos de más que hizo por la gestión de lodos de la estación de El Marín. A pesar de ellos, según el Ayuntamiento la prórroga es la mejor opción porque se zanjan las reclamaciones de la empresa. Sin embargo, el interventor advierte que será así si la empresa renuncia expersamente a que se le compense el desequilibrio económico. 

 

La concesión de la prórroga está valorada en 3,3 millones, con lo que el Ayuntamiento no abonará más dinero porque la compensación que pide la empresa es de 3,1 millones, pero sí amplía la duración del contrato desde ya mismo; este contrato finalizaba en 2022 y ahora lo hará en 2027. Este es el motivo por el que el PSOE no entendía las prisas para aprobar hoy mismo, y con un informe del 18 de junio y su paso esta misma semana por la comisión, una prórroga de este tipo.