El Ayuntamiento pondrá plazas de aparcamiento de minusválidos 'a la carta' donde pidan los usuarios

Una tarjeta de estacionamiento para personas con discapacidad.

Mañueco anuncia nuevas medidas de accesibilidad que incluyen que personas con limitaciones de movilidad que se mueven en vehículo puedan solicitar plazas cerca de sus domicilios o la mejora de las existentes. Ya son casi mil de las 37.000 de la ciudad.

El Ayuntamiento de Salamanca va a apostar por ampliar las plazas de aparcamiento habilitadas para los vehículos de aquellos conductores con limitaciones de movilidad, y que usan turismos o furgonetas adaptados. Para ellos ya se reservan 927 plazas de los 37.000 aparcamientos que hay en la ciudad (una de cada 36), y en las que sólo pueden aparcar sin exponerse a una multa los vehículos con el distintivo correspondiente. Esas plazas están repartidas por toda la ciudad y señalizadas, pero a partir de ahora los usuarios podrán pedirlas 'a la carta'.

 

Así lo ha explicado el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, que ha desgranado esta como una de las medidas del pacto por la accesibilidad que ofreció hace meses a la corporación y que ahora se ha decidido a desarrollar. De momento, son 130 medidas en 12 áreas, aunque faltan las aportaciones de la oposición y colectivos. Y entre ellas está este protocolo de plazas 'a la carta' para minusválidos.

 

Según ha explicado, el objetivo es mejorar y ampliar las plazas de aparcamiento reservados a estos vehículos con tarjeta. Para ello, los usuarios podrán dirigirse a la Policía Local o al Ayuntamiento para solicitar que se ponga una plaza cerca de su domicilio si es que no la hay; o que se mejoren las que existen si es que no son suficientemente grandes o es difícil aparcar en ellas, si están lejos de pasos de peatones o de edificios públicos. De este modo, se ampliará el número de las plazas reservadas a los vehículos de estos conductores. Preguntado por el número de tarjetas vigentes, el alcalde ha respondido que las entrega la Junta de Castilla y León.

 

Además, el alcalde ha citado algunas de las medidas del nuevo plan de accesibilidad, que persigue eliminar barreras como se ha hecho en los últimos años. Los inevitables rebajes de aceras (2.000 ha hecho el consistorio), medidas por la accesibilidad turística como maquetas de monumentos o visitas guiadas, la mejora en cien dependencias municipales que todavía no son 100% accesibles o la incorporación de taxis accesibles. En este último aspecto, el consitorio apuesta por una línea de ayudas para que taxistas de la ciudad se animen a comprar este tipo de vehículos y que haya suficientes como para que haya al menos uno disponible en todo momento del día.