El Ayuntamiento podrá decidir dentro de 4 años si expulsa a los vehículos de Uber o Cabify de Salamanca
Cyl dots mini

El Ayuntamiento podrá decidir dentro de 4 años si expulsa a los vehículos de Uber o Cabify de Salamanca

Manifestación de conductores de vehículos de alquiler con conductor (VTC) en Mad

Los VTC perderán las licencias en 2022 según un decreto del Gobierno. Los ayuntamientos podrán decidir cuántos permiten: en Salamanca ahora son 17 taxis por cada vehículo de alquiler con conductor.

Las nuevas reglas para el funcionamiento de los conocidos como VTC, vehículos de alquiler con conductor, van a poner patas arriba el sector. La guerra entre el taxi y empresas como Uber o Cabify puede terminar por decantarse del lado del servicio tradicional, pero la última palabra la van a tener las comunidades autónomas y, especialmente, los ayuntamientos. Como se temía, el Gobierno ha decidido pasar el 'marrón' del conflicto taxi/VTC a las administraciones regional y local, y el decreto anunciado este viernes va a cambiar el panorama de manera radical.

 

La nueva normativa que va a promulgar el Gobierno va a conseguir una cosa: limitar el número de vehículos VTC que le hacen la competencia al sector del taxi tradicional. Según el texto previsto, las comunidades y ayuntamientos que quieran podrán determinar recorridos máximos y mínimos, horarios, condiciones de precontratación de los trayectos, fijar tarifas e incluso características de sus vehículos. La administración da cuatro años de moratoria para evitar denuncias de estas empresas, pero a partir de entonces, en 2022, las licencias actuales de VTC perderán la capacidad de dar servicios urbanos.

 

En Salamanca son, según los últimos datos de la Junta de Castilla y León, 22 las licencias en toda la provincia, por 373 taxis, 223 de ellos en la capital, el núcleo que aglutina la mayor parte de la demanda de este servicio. Dentro de cuatro años podrá ser el Ayuntamiento de Salamanca el que decida sobre el número de coches de VTC con que debe contar la ciudad ateniéndose a una ratio que equilibre la competencia. En Salamanca, la ratio taxi/ VTC es de 17/1, cuando debería ser 30/1; si contamos sólo la capital, la ratio es de 10/1.

 

En las ciudades en las que sus consistorios quieran seguir teniendo servicio de VTC, los titulares de las actuales licencias deberán obtener una nueva autorización. No obstante, los ayuntamientos podrán determinar el número de licencias que otorgan, lo que, en la práctica, puede llevar a que desaparezcan miles de las que actualmente existen. Esto sucederá en el caso de que decidan aplicar la proporción de uno por treinta que establece la Ley de Ordenación de Transporte Terrestre (LOTT).

 

También pueden articular proporciones más restrictivas o, al contrario, más amplias. En el lado más extremo, en las regiones o ciudades en las que sus gobiernos no quieran entrar a regular este servicio, las licencias de VTC que existan en esos territorios perderán la habilitación para operar en esos territorios. En Castilla y León, hace unos meses la Junta decidió imponer a los vehículos VTC el uso de un distintivo para comprobar que no utilizaban paradas de taxi; era una medida dentro de un decreto para evitar prácticas de competencia desleal con el sector del taxi.

Noticias relacionadas