El Ayuntamiento no renuncia a las cámaras de tráfico y anuncia su puesta en marcha en unas semanas

Las dos cámaras instaladas en la Vaguada apuntando a las calles Ancha y Cervantes.

Dos años después de adquirirlas y pagarlas el sistema no funciona, aunque el consistorio dice que ultima los trámites. El sistema costó 228.000 euros y sigue sin estar operativo.

El equipo de Gobierno va a insistir en la disparatada idea de poner a funcionar las famosas cámaras de control de tráfico, un gasto de 228.000 euros que se ha mostrado carente de sentido y que, según las explicaciones que ha dado el concejal de Contratación, va a servir justo para la contrario que se habían planteado. Esto es así porque parece que el conistorio está dispuesto a abrir tanto el arco de las autorizaciones que las calles peatonales a las que se pretendían descargar de tráfico con un mayor control van a poder tener más que nunca.

 

El concejal del PSOE, Arturo Ferreras, ha vuelto a preguntar en pleno sobre las cámaras. La última vez el equipo de Gobierno dijo que estaban en pruebas, que técnicamente funcionaban aunque no hacían su cometido y, además, tuvo que reconocer que ya se había pagado la factura aunque, a día de hoy, y casi dos años después de instaladas, el sistema de control no está operativo. "Llevamos dos años así y el sistema no acaba de funcionar, lo que es una gestión poco acertada", ha dicho Ferreras que ha recordado "que no era una demanda ciudadana ni una necesidad" y ha animado al equipo de Gobierno a buscarle usos alternativos.

 

El concejal de Contratación, Carlos García Carbayo, ha explicado que el proceso se está ultimando y que el sistema y las cámaras estarán en funcionamiento "en las próximas semanas", lo que se avisará con tiempo; "el sistema no está en marcha pero las cámaras si están funcionando". Para ello, ya se está trabajando en pruebas con 23 establecimientos y dos clínicas que se han conectado al sistema y transmiten los datos de vehículos y matrículas para su control de acceso, sin problemas; el consistorio insiste en que está tomando datos de todos los afectados, particulares, negocios y empresas de transporte, para hacer una base de datos con los autorizados.

 

García Carbayo ha defendido la necesidad, como en otras ciudades, pero que el ámbito peatonal en Salamanca es mayor. Ha explicado que sus objetivos es facilitar el acceso a hoteles, el acceso a los vecinos, a comerciantes la carga y descarga. También se han incorporado 2.500 matrículas de vecinos y se va a hacer lo mismo con los vehículos de emergencias. También se están adaptado los parking del entorno para automatizar la transmisión de datos. "Se está terminando de perfilar el sistema a partir de las sugerencias y aportaciones, también las quejas, de los vecinos y avisaremos de la fecha exacta en que el sistema se pondrá en marcha", ha dicho.

 

Entre los objetivos, está el de permitir "a los padres y madres dejar y recoger a sus niños", para lo que se ha informado a la dirección de educación y se han mantenido reuniones con las asociaciones de padres. Según Carbayo, la próxima semana se dará traslado a los colegios para que puedan comunicar las matrículas de los vehículos de padres y madres para que puedan acceder con sus vehículos a las horas de entrada y salida de las clases.

Noticias relacionadas