El Ayuntamiento no pide fondos europeos para el puerto seco y el millonario proyecto se tambalea

Fernando Rodríguez y el alcalde Fernández Mañueco, en una visita a Zaldesa en abril de 2011.

El Ayuntamiento de Salamanca descarta presentarse a la convocatoria de fondos europeos y deja en entredicho la viabilidad de un proyecto al que ha aportado millones de euros. Lo último, 4,2 millones para hacer parcelas.

UNA INVERSIÓN LIGADA A LA ELECTRIFICACIÓN

 

La inversión del puerto seco, una plataforma logística multimodal, está pensada para convertir Salamanca en un nudo de tráfico de mercancías por carretera y ferrocarril. La electrificación de la línea férrea de Fuentes de Oñoro precisamente para trenes de carga está muy ligada al puerto seco. Pero si no se avanza en la plataforma, y sin fondos europeos no parece fácil, servirá de poco la millonaria inversión en modernizar una línea férrea que ya carga con otros problemas, como el hecho de estar pensada para trenes eléctricos de mercancías que Renfe no usa.

El proyecto del puerto seco se tambalea al borde de su fracaso. La iniciativa, una de las que los equipos de Gobierno del PP han 'vendido' con más énfasis ya no es una prioridad ni siquiera para el Ayuntamiento de Salamanca, principal valedor y accionista de Zaldesa, la sociedad que tenía que desarrollar la plataforma logística. En los últimos meses, se ha decidido romper el contrato de construcción de la plataforma logística que debía convertir a Salamanca en un importante nudo del transporte de mercancías. Y se ha reorientado hacia la promoción de suelo industrial, la promesa que interesaba al actual alcalde. Ahora, el proyecto de puerto seco está listo para que se le de carpetazo definitivamente.

 

La instalación no hace más que dar pasos atrás y es muy probable que Alfonso Fernández Mañueco termine su estancia en el consistorio sin haber podido impulsar un proyecto del que en 2011 decía que era "viable". La última decisión era una sospecha que se ha confirmado: el Ayuntamiento de Salamanca ni siquiera va a intentar conseguir fondos europeos. El proyecto necesita de la financiación comunitaria y se ha presentado por dos veces a la convocatoria del programa Conectar Europa, con sendos fracasos.

 

En concreto, el proyecto contempla la construcción de una Plataforma Intermodal, proyecto que ya está redactado con un presupuesto de 12,2 millones de euros, y contará con una subvención de la Junta de Castilla y León de 4,3 millones de euros. Sin embargo, el Ayuntamiento de Salamanca contaba con conseguir financiación europea para pagar su parte, casi 8 millones de euros tras cerrar la aportación de la administración regional. Sin embargo, no podrá conseguirlos de Europa porque, simplemente, ha renunciado siquiera a presentar el proyecto.

 

La decisión es sorprendente. Todavía hace unos meses buscaba el favor del Ministerio de Fomento para intentar ganar posiciones ante la Comisión Europea, quien evalúa los proyectos para conceder o no financiación. El titular de Fomento advirtió, eso sí, que era obligatorio presentarse a las convocatorias: no había enchufe posible. La fecha límite para presentarse era el día 12 de abril, pero ya se sabe que el consistorio y Zaldesa han decidido no acudir. Cuatro intentos desde 2015, con dos suspensos y dos 'no presentado'. El primer año, incluso, la comisión definió como "pobre" y mal descrito el presupuesto que presentó el Ayuntamiento con Zaldesa.

 

 

Hace un mes lo defendía en el pleno

 

Todavía hace unas semanas el equipo de Gobierno consiguió convencer a Ciudadanos para meter 4,2 millones más en Zaldesa, la sociedad que debería hacer el puerto seco. En realidad, ese dinero irá para promover suelo industrial en la zona, una promesa de carácter electoral que es sólo una de las fases del proyecto del puerto seco. No obstante, el equipo de Gobierno todavía defendía entonces el proyecto del Puerto Seco (del que el suelo es sólo una parte), una acción con la que Salamanca conseguirá "estar en el mapa" y que sino serán otras las ciudades las que den el paso, decía Fernando Rodríguez.

 

Entonces, a finales de 2017, el equipo de Gobierno ya debía tener claro que no se iba a presentar el proyecto del puerto seco a la convocatoria de fondos europeos y que el auténtico valor del proyecto, la plataforma multimodal, iba a pasar otro año parada.

 

 

Castillo de naipes

 

En los últimos años no han hecho más que caerse piezas del castillo de naipes montado para Zaldesa y el puerto seco y ahora el Ayuntamiento tiene que replantearse el proyecto. Zaldesa ha pasado de tener participación de la Junta y de una empresa autonómica, con el Ayuntamiento como un socio más, a buscar infructuosamente el apoyo de la autoridad portuaria de Leixoes y a acabar por asumir desde el Ayuntamiento la mayoría de la participación accionarial. Se decidió convertir en sociedad mixta a partir de la compra de los 3,6 millones de euros de acciones que de ella tenía otra sociedad municipal, MercaSalamanca. Todo ello sin que se haya conseguido más que la aportación anual del presupuesto municipal, un millón por ejercicio.

 

Pero el principal problema es el fracaso a la hora de conseguir fondos europeos. El Ayuntamiento contaba con fondos comunitarios para rebajar su factura de 6,6 millones, lo que estaba previsto invertir. Sin embargo, no ha sido capaz de presentar un proyecto merecedor de ser seleccionado para la financiación europea. De hecho, en 2015 causó una pobre impresión y se le negaron los fondos, y en 2016 ocurrió de nuevo. En 2017 ni siquiera se sabe si hubo un nuevo intento.

 

El Ayuntamiento planeaba arrancar con el proyecto este 2015 una vez se confirmaran los fondos europeos. De hecho, la petición de financiación era de 5,9 millones de euros para un proyecto de 14,9, el de la primera fase, que incluye la construcción de la plataforma multimodal y la urbanización del sector Peña Alta. Sin ellos no parece factible echara a andar la construcción.