El Ayuntamiento no ejecuta ni uno de cada diez euros comprometidos en inversión

Alfonso Fernández Mañueco, durante el pleno municipal del Ayuntamiento de Salamanca.

El Ayuntamiento no ha comprometido ni un 10% de las inversiones previstas cuando casi han pasado cuatro meses del ejercicio. 

La legislatura del Ayuntamiento de Salamanca ha entrado en un período 'valle'. Cumplidos casi dos años, el equipo de Gobierno ha pasado de sobra el 'susto' de verse en minoría gracias a la colaboración de Ciudadanos, un socio preferente que le ha permitido sacar dos presupuestos y mantener alta la importante presión fiscal que sufren los contribuyentes salmantinos. La tranquilidad se nota en muchos aspectos de día a día: la actividad reducida de las comisiones, la presencia casi desapercibida del alcalde Fernández Mañueco, más ocupado en sus nuevas responsabilidades políticas lejos de Salamanca... Y también en la inversión.

 

Según los propios datos del Ayuntamiento de Salamanca, a día de hoy no se ha invertido ni uno de cada diez euros previstos. Son las cifras del estado de ejecución del presupuestos que publica el consistorio. De los más de 18,7 millones de euros destinados a inversiones, la cifra de lo comprometido a día de hoy es de 1,7 millones, un 9,06%. Ni un 10% en casi cuatro meses de ejercicio y 17 millones de euros pendientes.

 

Esto apunta a que, de nuevo, el Ayuntamiento dejará sin ejecutar buena parte de las inversiones que anuncia a bombo y platillo. El PSOE ya puso sobre la mesa que, en 2016, el equipo de Gobierno del PP había dejado de ejecutar el 30% de las inversiones de 2016, "más de 4,3 millones de euros del presupuesto municipal", dijo José Luis Mateos. Sólo se llegaron a invertir 10 de los 14 millones comprometidos. Y parece que 2017 lleva el mismo camino.

 

A estas alturas, la ejecución del presupuesto debería llevar otro ritmo. El Ayuntamiento ya tiene recaudado a estas alturas un tercio de lo que pretendía cobrar, y en cuanto a gastos, los financieros, de personal, gastos corrientes... están en una cuarta parte de lo presupuestado, lo que corresponde a estas alturas de año. Lo más retrasado son los capítulos de gasto que corresponden a la inversión, ese poco más del 9% en cuatro meses, y las transferencias de capital que hace el consistorio, una factura de 4,8 millones de la que se han pagado sólo 172.000 euros.