El Ayuntamiento lanza un "último salvavidas" a los empresarios para evitar quiebras
Cyl dots mini

El Ayuntamiento lanza un "último salvavidas" a los empresarios para evitar quiebras

Fernando Castaño

El concejal de Turismo presenta un nuevo mecanismo de mediación que pretende ayudar a negocios en dificultades a renegociar deudas, salvar empresas o evitar deudas impagables.

El concejal de Turismo del Ayuntamiento de Salamanca, Fernando Castaño, ha dado a conocer una nueva iniciativa para intentar sacar a muchos empresarios y negocios del atolladero en el que la crisis y el cese de actividad les ha metido. Se trata de un servicio gratuito de mediación concursal al que podrán acogerse los empresarios con deudas para recibir ayuda en la renegociación con acreedores y, si no se puede salvar la empresa, acudir a un concurso consecutivo para alcanzar la exoneración siempre que se demuestre que la deuda es real y que no se actúa de mala fe. 

 

Castaño ha lamentado la "situación límite" que viven negocios como los de la hostelería ante las restricciones por la pandemia y ha manifestado que "es ingenuo pensar que si cierra el ocio se acaba la relación social". Ha incidido en que "la tasa de incidencia se da mayormente en las familias" y en que "es ingenuo pensar que si cierra el ocio se acaba la relación social", porque, con los cierres, la gente "se va a relacionar en las casas".

 

El político salmantino ha asegurado que "conquistar derechos es muy complicado" y que "perderlos "es muy sencillo". Por ello, ante "una situación de incongruencias", ha animado a, "como sociedad, hacer una reflexión muy profunda" y actualizar criterios "cuando pase esta pandemia".

 

“Los empresarios están tirando la toalla o están a punto de hacerlo”, continuó esgrimiendo Castaño, que calificó esta nueva herramienta como “un último salvavidas al que se tienen que acoger los empresarios y autónomos” porque “va a ser gratuito y les va a permitir que un mediador profesional se encargue por ellos de buscar una salida a las deudas, hablando con los acreedores para que cesen las demandas y las llamadas y se puedan concentrar en lo verdaderamente importante: salir a flote”.

 

Castaño ha querido acordarse de aquellos empresarios a los que "se les acumulan las facturas y las reclamaciones, las noches sin dormir y la angustia constante. En esa situación no puedes más y te vas apagando día a día. La mediación concursal es un último salvavidas, alguien se encarga de negociar por ti y buscar una salida. Ahora que el fin de la pandemia está la vista puedes ganar un tiempo precioso que suele ser de al menos un año, sin demandas ni llamadas inquisitorias. Puedes concentrar todas tus energías en salir de nuevo a flote y enderezar tu vida".

 

El mecanismo incluye la figura de un mediador que pueda ayudar al empresario a “solventar situaciones de insolvencia a través de acuerdos estables” con los acreedores que permitan “seguir ejerciendo la actividad”, pudiendo además “exonerar al deudor de la totalidad de la deuda y dejar de generar intereses durante la negociación”.