El Ayuntamiento intentará salvar in extremis el ridículo de la obra de la piscina de San José
Cyl dots mini

El Ayuntamiento intentará salvar in extremis el ridículo de la obra de la piscina de San José

Vista aérea de la piscina de San José.

Llevará por vía de urgencia el cambio del contrato a una comisión extraordinaria para que pueda entrar en el pleno de este viernes: sólo así se podrán iniciar las obras pese a que la piscina lleva dos meses cerrada.

El equipo de Gobierno intentará salvar el ridículo de las obras de la piscina de San José para poder hacerlas durante el mes de junio. Lo va a hacer con el movimiento in extremis que ya había anunciado TRIBUNA, una última llamada con la convocatoria por vía de urgencia de una comisión de contratación y poder llevarlo al último pleno antes de las vacaciones de agosto. Sólo así podrán empezar las obras el próximo mes pese a que la piscina ya lleva casi dos meses cerrada, lo que confirma lo que todo el mundo pensaba: que las obras tenían que haberse hecho en septiembre.

 

Sin embargo, el empeño del concejal de Deportes, Enrique Sánchez-Guijo, y del equipo de Gobierno de Fernández Mañueco llevó al cierre prematuro de las piscinas, que no abrieron el pasado día 9 de junio con el inicio de la temporada estival. Sin embargo, casi dos meses después no sólo siguen cerradas, sino que no se han empezado las obras porque no se han aprobado en pleno, algo que se va a intentar solucionar en el último momento.

 

La empresa concesionaria de las piscinas se va a ocupar de la obra, con lo que no hay proceso para licitar el contrato, pero no podrá empezar hasta que pase por comisión de contratación la modificación del contrato que debe ser refrendada en el pleno.

 

Este martes, la comisión informativa ordinaria de Contratación no llevaba en su orden del día el dictamen para que el cambio en el contrato pudiera aprobarse en el pleno del viernes, condición imprescindible para poder iniciar las obras. Ante esta situación, la única alternativa es convocar una comisión extraordinaria para este jueves y poder incluir, por urgencia, un dictamen en el pleno. Si sale adelante, el cambio en el contrato será realidad y se podrá iniciar la obra, eso sí, con dos meses de retraso.

 

Si el concejal no lo consigue, las obras no podrán empezar hasta entrado el mes de septiembre porque el del viernes es el último pleno hasta después de agosto. Y si no pueden empezar hasta septiembre, el concejal habrá tenido a los vecinos de San José sin piscina por culpa de una obra que no habrá empezado: lo lógico hubiera sido esperar a la finalización de la temporada de verano como le pidió el PSOE. El concejal está intenando por todos los medios resolver una situación creada por el empeño de cerrar, cuando el proyecto fue presentado a pocos días del inicio de la temporada de verano, el día 5 de junio, y con muchos flecos sueltos.

 

La obra para transformar la piscina olímpica de San José ha dejado a los vecinos del barrio trastormesino sin un lugar donde refrescarse este verano. El motivo ya es conocido: el alcalde Fernández Mañueco ha decidido cumplir a destiempo una promesa de 2011, la de transformar la piscina de San José en climatizada. La decisión, tomada semanas antes del inicio de la temporada estival de la piscina, se apoyaba en la necesidad de cerrar para poder ejecutar la obra. Sin embargo, cuando se han consumido casi dos meses de la temporada la piscina está cerrada, pero las obras no han empezado.

 

Sánchez-Guijo ha intentado escudarse en el mal estado de la piscina que, dice, tenía que cerrar igual para hacer las catas de terreno y porque tenía desperfectos. Catas que no hubieran impedido abrir el recinto, que si tenía deficiencias podían haberse solventado con normalidad como todos los veranos antes de abrir. De hecho, los 500.000 euros de las reformas previstas se incorporan ahora a la obra para convertirla en cubierta.

Noticias relacionadas