El Ayuntamiento intenta eludir el paso por comisión de las alegaciones al parking de Comuneros

Última reunión entre los afectados y el alcalde en el Ayuntamiento.

Pretende analizar el contenido de las alegaciones presentadas por vecinos y comerciantes en la comisión tripartita, pero el PSOE se opone y exige que se verifiquen en comisión y con informe de los técnicos municipales.

El Ayuntamiento de Salamanca va a intentar eludir el paso de las alegaciones al parking de Comuneros por las preceptivas comisiones municipales, lo que rebajará su condición de objeciones al proyecto. Y pretende contestarlas en la comisión que ha ofrecido a vecinos y comerciantes, y que deberá reunirse antes del próximo día 21 de abril bajo la advertencia de retomar las protestas.

 

Así lo denuncia el grupo municipal socialista, que se opone a este proceder por parte del equipo de Gobierno. Así se lo ha hecho saber en la comisión de urbanismo, órgano por el que debería pasar las alegaciones, un trámite que el equipo de Fernández Mañueco quiere evitarse. El objetivo es rebajar el peso de estas alegaciones y su condición de objeción legal al estudio de viabilidad, algo que lleva persiguiendo semanas. De hecho, ha pasado mucho más de un mes desde que finalizó el plazo para entregarlas y ninguno de los comerciantes, vecinos y entidades que han alegado han recibido contestación alguna, a pesar de que el plazo para hacerlo era de un mes.

 

Las alegaciones deberían verse, según el PSOE, en la comisión correspondiente y deberían llegar con el estudio por parte de los técnicos del Ayuntamiento de Salamanca. La contestación oficial es algo que tanto la plataforma 'PARKING NO' de Comuneros como diversas entidades que han manifestados su rechazo al subterráneo consideran obligatorio para dar legalidad al proceso. De no ser así, la aprobación del estudio podría ser irregular.

 

En su lugar, el Ayuntamiento de Salamanca ha optado por ofrecer a los colectivos contrarios al proyecto una comisión para decidir sobre el parking. En teoría, y según se ha comprometido Fernández Mañueco con los afectados, esta comisión está facultada para hacer valer una hipotética renuncia al proyecto. A cambio, el alcalde ha pedido que dejen de celebrarse las concentraciones y manifestaciones que los afectados han estado organizando; este jueves ha sido el primero en que se ha producido el parón. No obstante, y según ha acordado la asamblea de la plataforma, no es una postura ni mucho menos definitiva ya que han dado al Ayuntamiento un plazo razonable, hasta el 21 de abril, para convocar la reunión de esta comisión a tres bandas.