El Ayuntamiento insufla 5,5 millones a La Aldehuela para reactivar su proyecto con más retrasos

Uno de los campos de fútbol ya terminados junto al campo de tiro con arco.

Los presupuestos de 2015 contemplan una partida de 5,5 millones en transferencias para llevar a cabo la reforma de la ciudad deportiva de La Aldehuela a pesar de que la empresa concesionaria tenía que hacerse cargo de la reforma y la gestión.

El Ayuntamiento de Salamanca ha decidido cortar por lo sano en la cuestión de la ciudad deportiva de La Aldehuela. El prolongado cierre de la instalación, gafada en cuanto a la finalización de sus obras, es una de las piedras en el zapato de Fernández Mañueco, un problema que se quiere tener resuelto de cara a las elecciones municipales del próximo mes de mayo: tener cerrados los campos deportivos sería un flanco débil en su candidatura.

 

Tal y como ha puesto de manifiesto el Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca, el equipo de gobierno tiene previsto un importante desembolso en las obras de La Aldehuela. Según el PSOE, se hará a través de transferencias corrientes y sumará los 5,5 millones de euros anunciados por el alcalde como inversión el próximo 2015 en la finalización de la ciudad deportiva. No es una inversión en sí, ya que se paga por concesión de obra, pero se añade para hacer volumen y maquillar una pobre inversión. La reforma, que ya debería estar terminada y que acumula un retraso de cerca de tres años, urge y la única manera es un cambio de plantemiento. De hecho, la empresa concesionaria pasará de asumir la finalización y gestión del recinto a tener esta ayuda extra del Ayuntamiento de Salamanca para acabar la obra.

 

Según el pliego de condiciones, el valor del contrato supera los 34 millones de euros en los diez años previstos de duración; para el primer año el coste calculado supera los 4 millones de euros. Y la subvención al déficit de la explotación, previsto según el estudio de viabilidad, supera los 1,2 millones de euros anuales.

 

El Ayuntamiento se ha visto forzado a disponer de esta importante cantidad ante la incapacidad de la empresa adjudicataria para reanudar las obras. El contrato para la finalización de la reforma de La Aldehuela se firmó el pasado junio y, con las fechas del pliego en la mano, a estas alturas debería estar abierta al público en su totalidad, salvo la pista cubierta de atletismo y el velódromo. Sin embargo, las obras nunca llegaron a reanudarse a pesar de los anuncios del equipo de Gobierno porque la empresa concesionaria, San José Construcciones, no podía afrontarlas.

 

Inmersa en un concurso de acreedores, al final los bancos que habían financiado sus actividades han tomado el control de la empresa, que sigue sin poder asumir una inversión como la de Salamanca. Esto explica que el Ayuntamiento de Salamanca haya tenido que reconducir la situación y que se haya firmado el contrato hace solo unos días, el pasado viernes, cinco meses después de la adjudicación. En ese contrato, el Ayuntamiento habría sido decisivo para que la empresa superara su principal problema, una importante cantidad que quedaba por devolver de un crédito pedido por la anterior concesionaria sobre las obras ya ejecutadas y que la nueva asumió.

 

San José Construcciones ha estado inmersa en un concurso de acreedores que le ha impedido llevar a cabo numerosos proyectos por falta de financiación, entre ellos, la ciudad deportiva salmantina. Tras asumir el control del grupo los bancos que le habían prestado importantes cantidades, la empresa sigue sin poder afrontar grandes proyectos. Por eso las obras en Salamanca nunca llegaron a reanudarse.