El Ayuntamiento instalará ocho cámaras más en calles peatonales aunque no tiene fecha para estrenar el sistema

Cámaras de control de matrículas ya instaladas.

Confirma en comisión la compra de ocho cámaras más a pesar de que ha reconocido esta semana que no sabe cuándo se pondrá en marcha el sistema de control de acceso a zonas restringidas. El PSOE acusa a Fernández Mañueco de despilfarrar 230.000 euros en un control innecesario y que puede ir contra la ley.

El grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Salamanca ha acusado al equipo de gobierno del PP, encabezado por Mañueco, de despilfarrar los más de 228.000 euros gastados en el sistema de control de acceso a calles peatonales que lleva meses esperando para poner en marcha y que ha generado importantes problemas a la hora de decidir cómo se gestionan las autorizaciones de acceso. Un despilfarro que irá a más si se confirma la intención del equipo de Gobierno de comprar ocho cámaras más.

 

La polémica de las cámaras arrancó el pasado verano cuando se supo que el Ayuntamiento iba a instalar 21 aparatos como parte de un sistema de control de acceso a las calles peatonales. Se trata de cámaras que pueden registrar las matrículas de los vehículos que acceden a calles restringidas y con las que se pretende controlar, y multar, a los que no cuenten con autorización. Su coste roza los 230.000 euros, a los que hay que sumar otros 108.000 que se invirtieron poco después en una partida que incluía nuevos radares de control de velocidad y más cámaras de control de matrículas.

 

Después, el Ayuntamiento inició los contactos para elaborar una lista de autorizados. Se dirigió a vecinos, comerciantes, negocios de hostelería y alojamientos, ya que se trataba de preparar autorizaciones para todos los que tenían en las zonas afectadas su vivienda o negocios, que requirieran de permiso para circular con coches particulares, vehículos de carga y descarga o de inquilinos de hoteles. Algo que complicaba la situación, ya que había que atender situaciones complejas.

 

Según el PSOE, el equipo de Gobierno ha reconocido en las sesiones de las Comisiones de Tráfico y Policía y en la de Contratación que, a día de hoy, desconoce la fecha en las que pondrá en funcionamiento el sistema de cámaras que lleva ya instalado más de cuatro meses en algunas calles de la ciudad para controlar las matrículas y el acceso de vehículos al centro de la ciudad y zonas peatonales, y que dicha puesta en marcha no se realizará como poco hasta la próxima legislatura. Según una nota del grupo socialista, se trata de una instalación y un sistema que ha costado a los salmantinos 228.000 euros y que contó con la oposición y el voto en contra del PSOE por su alto y excesivo coste tanto del montaje como luego después de su mantenimiento.

 

Además de esta falta de concreción sobre la puesta en marcha del sistema el equipo de Gobierno no ha dudado en reconocer, en la Comisión de Contratación del Consistorio celebrada este mismo que jueves, que el Ayuntamiento contratará e instalará ocho cámaras más de las ya disponibles, a pesar de las dudas y la oposición tanto del PSOE como de los vecinos por su idoneidad, su ineficacia, su legalidad y alto coste. 

 

Además, los socialistas ya manifestaron sus dudas porque consideraban la medida innecesaria e ineficaz puesto que impedía o dificultaba el acceso al centro con vehículos a ciudadanos no residentes allí, que por ejemplo, tuvieran que trasladar a personas dependientes o con movilidad reducida entre otro tipo de problemas, y porque este sistema tenía dudas sobre su legalidad al contravenir con la grabación de las matrículas derechos fundamentales como el de la intimidad, la privacidad, la libertad de movimientos y el derecho de cualquier ciudadano a saber que te están grabando entre otros-

 

El grupo municipal Socialista sospecha que detrás de la falta de una fecha concreta por parte del equipo gobierno municipal se encuentra el hecho de no querer hacerlo antes de las próximas elecciones municipales por la fuerte oposición que esta medida ha recibido por parte de los vecinos de Salamanca. Los socialistas dudan que precisamente por esta oposición de los vecinos el sistema se llegue a poner en marcha con lo que estaríamos ante un nuevo despilfarro del señor Mañueco cifrado como mínimo en 228.000 euros, dinero público y de todos los salmantinos