El Ayuntamiento, impasible ante las advertencias sobre las tuberías de fibrocemento

Ganemos denuncia la falta de interés del Ayuntamiento para aplicar la recomendación del Procurador del Común que pide sustituir cuanto antes las tuberías de fibrocemento: la red de la capital tiene todavía 150 kilómetros de este material que tiene como componente el amianto.

El Ayuntamiento de Salamanca ha decidido hacer oídos sordos a las recomendaciones del Procurador del Común y no tiene previsto hacer cambio alguno en su política sobre las tuberías de fibrocemento. Este material se ha usado durante décadas para construir las tuberías de las redes urbanas de agua, pero está demostrado que su composición, con parte de amianto, no es la más saludable para el transporte del suministro de agua. Por este motivo, el procurador ha recomendado dar prioridad a su sustitución.

 

Sin embargo, el equipo de Gobierno en Salamanca no parece tener intención de cambiar el paso y poner en marcha un plan acelerado de sustitución. Así lo ha denunciado Ganemos Salamanca, que ha llevado el asunto a las diferentes comisiones y a la junta de portavoces de este martes, y que defenderá una propuesta al respecto. Según ha explicado su portavoz, Virginia Carrera, la respuesta del alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, al plantearle si se iba a hacer algo con la recomendación del órgano consultivo ha sido esta: "Bueno, si lo dice el Procurador del Común que es fiscal, me quedo más tranquilo".

 

Ante esta respuesta, Carrera ha mostrado su indignación por la inacción del Ayuntamiento en esta materia con claras implicaciones de salud pública. A día de hoy, el consistorio tiene planeada la implantación de un sistema inteligente de gestión de las redes que incide en la lucha contra los reventones, pero menos en la sustitución de las tuberías de fibrocemento. Según técnicos municipales, 150 kilómetros de las redes de la capital, el 40% del total, son de este material.

 

Al ritmo de presupuesto previsto, se tardaría hasta 50 años en quitar todas las tuberías de fibrocemento y sustituirlas por otras de fundición, menos propensas a los cambios de presión que provocan los reventones. Ganemos ha presentado, por contra, un plan para que, con una inversión de tres millones de euros, se puedan sustituir todas en 5-10 años. "El equipo de Gobierno por Alfonso Fernández Mañueco al frente no tienen ningún interés en mejorar la calidad de vida de los ciudadanos", ha criticado Carrera.