El Ayuntamiento ignora el pacto por la vivienda de Mañueco durante más de un año

El acuerdo impulsado por la oposición y que Fernández Mañueco trató de atribuirse lleva más de un año inactivo.

El pacto por la vivienda ofrecido por Fernández Mañueco hace más de un año es uno más de los muchos acuerdos que el alcalde mantiene en la 'nevera' y sin actividad en diversas materias. Son acuerdos sobre variedad de materias que no pasan de la primera reunión o la foto protocolaria, y a los que después el equipo de Gobierno no hace ni caso. Ocurre con el pacto por el empleo, la mesa por el barrio de San José, el diálogo social, los consejos consultivos a los que se reúne lo imprescindible y, también, el pacto por la vivienda.

 

Este pacto nació bajo la premisa de cambiar de manera importante el enfoque de las políticas de vivienda de Salamanca, aunque la propuesta del alcalde tenía intrahistoria y otro objetivo. Fernández Mañueco lo presentó en una rueda de prensa al tiempo que los grupos municipales ultimaban el acuerdo unánime para firmar un pacto por la vivienda propuesto por iniciativa del PSOE. Entre otras cosas, los socialistas pedían la cesión de pisos vacíos de bancos, el 'banco malo' y las administraciones para gestionarlos desde el Ayuntamiento. Para evitar que los socialistas le cogieran con el pie cambiado, el alcalde presentó el pacto como propio y lo convirtió en una mesa de negociación. El resultado, que ha quedado en el olvido.

 

Así lo ha puesto de manifiesto esta mañana el grupo Ganemos Salamanca, que ha denunciado que el pacto no funciona cuando sigue habiendo problemas de acceso a la vivienda en la ciudad. "No se ha hecho nada, salvo un pacto que se aprobó hace un año y del que no se ha cumplido ni el primer punto", ha dicho la concejala Pilar Moreno, que ha recordado que el equipo de Gobierno lo firmó ante la presión de la oposición. "No se ha celebrado ninguna reunión ni se ha hecho nada", ha añadido.

 

Moreno ha insistido en que el plan debía cambiar la política de vivienda del Ayuntamiento, pero a día de hoy es la misma de siempre y está desviada de las necesidades de los salmantinos y de las medidas que se toman en otras ciudades. Así, el patronato de vivienda sigue promoviendo la construcción y los pisos en propiedad, cuando la última promoción de vivienda en alquiler tenía más de 300 solicitudes para 27 pisos.

 

Se le ha dado la espalda a la rehabilitación: se han aprobado algunas exenciones o bajada de tasas para hacer determinadas obras, cuando lo que pedían PSOE y Ganemos es un plan completo de rehabilitación de los barrios y viviendas más deterioradas. Y las políticas de vivienda siguen careciendo del enfoque social que se requería en el pacto, que incluían cooperación entre instituciones y la Sareb para crear un parque de viviendas de alquiler con alguna de las 3.000 vacías que hay en la ciudad.