El Ayuntamiento ignora durante más de un año la mesa por el empleo ideada por Mañueco

Reunión constitutiva de la mesa del pacto por el empleo local, presidida por Fernández Mañueco.

El 'interés' de Fernández Mañueco por el empleo se resume en un año de bloqueo para la mesa del pacto local por el empleo, que fue idea suya. Y dos reuniones a regañadientes en 15 meses del diálogo social.

El equipo de Gobierno de Fernández Mañueco asegura que tiene en todo lo alto de sus prioridades la creación de empleo. Con más de 13.000 parados en la capital (y 27.000 en la provincia) no hay duda que esta debe ser una de las principales preocupaciones de toda administración, y así lo da a entender el alcalde cada vez que puede. Sin embargo, ese interés se vuelve desidia cuando se trata de utilizar los instrumentos que el propio Ayuntamiento se ha dado para impulsar esta materia. Y la principal evidencia reside en la consutla a los órganos en los que se dilucidan las principales políticas de empleo a nivel municipal: la mesa del pacto local por el empleo y la mesa del diálogo social.

 

Este día 23 de octubre se ha cumplido un año desde que la mesa del pacto por el empleo celebró su última reunión, el mismo día de 2015. El órgano, formado por los cuatro grupos políticos municipales y una veintena de organizaciones entre las que no están la patronal Confaes y los sindicatos CCOO y UGT, fue un empeño personal de Fernández Mañueco (lo presentó el 23 de junio de 2015) para desactivar las peticiones del PSOE, que le propuso un gran plan de empleo, y para hacer la competencia al diálogo social. Pero ni por esas ha recurrido a su uso y no lo convoca desde hace más de un año.

 

La primera reunión fue en julio de 2015 con el alcalde como presidente y desde entonces sólo ha tenido una más, la celebrada doce meses atrás. Total: dos reuniones en 15 meses de un órgano que nació con el objetivo de "generar oportunidades de empleo en la ciudad de Salamanca y replantear, coordinar y reforzar las políticas de empleo desde el diálogo con todos"...

 

La última vez, esta mesa analizó las dos propuestas 'estrella' del equipo de Gobierno para el empleo en esta legislatura: los acuerdos con la EOI y Fecyt para proporcionar el primer empleo a 500 universitarios y un programa de impulso a la investigación. El primero no está dando los resultados esperados porque para su primera convocatoria ni siquiera se han agotado las plazas disponibles. El resto de cuestiones que se trataron en aquella lejana reunión han quedado sobre la mesa, como un diagnóstico del empleo en Salamanca o un catálogo de recursos.

 

La primera reunión de la mesa del diálogo social, en julio de 2015.

 

Todavía más grave es lo que ha ocurrido con la mesa del diálogo social. En estos días, muchos ayuntamientos de capitales de provincia están reuniendo a sus integrantes, los propios consistorios, la patronal y los sindicatos CCOO y UGT, para analizar los programas y partidas económicas disponibles. Sin embargo, nada se sabe de las intenciones del Ayuntamiento de Salamanca.

 

El diálogo social se constituyó a regañadientes en julio de 2015 después de que Fernández Mañueco lo pasara por alto durante su primera legislatura; el motivo, el mismo que le llevó a resistirse esta vez: no querer sentarse con la patronal Confaes. Sólo la amenaza de la oposición de entrar en el diálogo social le obligó a constituirlo. No sirvió de mucho, porque sólo se reunió una vez y no volvió a hacerlo hasta el 13 de abril de 2016, de nuevo, forzado por el PSOE y los sindicatos, que amenazaron con convocar la mesa unilateralmente. Y desde entonces, ni una noticia más: dos reuniones en 15 meses.