El Ayuntamiento hace una excepción 'a la medida' para que el McDonald's pueda verter a Santa Marta

El nuevo McDonald`s.

El equipo de Gobierno repite trato de favor del McDonald's de la carretera de Madrid. Una excepción al convenio entre Salamanca y Santa Marta permite, solo a este establecimiento, verter al municipio vecino aunque le corresponde hacerlo en la capital.

El trato de favor al establecimiento McDonald's de la carretera de Madrid suma un nuevo capítulo. Tras permitir su apertura sin contar con buena parte de las licencias necesarias y utilizar tres decretos de alcaldía para facilitar los trámites a este establecimiento, hace menos de tres semanas se ha regularizado un nuevo trámite, el de abastecimiento de aguas y vertidos. Necesidad para la que se le ha permitido, de manera excepcional y solo a este negocio, verter a la red de Santa Marta de Tormes, aunque le corresponde hacerlo en Salamanca. Y se ha hecho con una interpretación de las normas y una tramitación a la medida de la que solo podrá beneficiarse este restaurante.

 

Para hacerlo posible, el equipo de Gobierno ha modificado un convenio firmado en 2006 con Santa Marta, y lo ha hecho a la medida de las necesidades del McDonald's de la carretera de Madrid. Este establecimiento tendría que hacer su toma de agua y vertidos al sistema de Salamanca, pero para facilitarle esta obligación, se ha introducido una adenda en un convenio de la que solo se podrá beneficiar este negocio. Esta modificación permite al restaurante ahorrarse una costosa obra para conectar con el sistema de agua de la capital, y en su lugar lo hace al de Santa Marta, mucho más próximo.

 

La firma final que hace posible el acuerdo es la del alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, y la de su homólogo en Santa Marta, Javier Cascante. En el primer caso, no es la primera vez que el Ayuntamiento recurre a su autoridad para acelerar un trámite del McDonald's, ya que utilizó tres decretos de alcaldía, impulsados por el quinto teniente de alcalde, Manuel García Carbayo (que tiene cedida esta potestad) para 'blanquear' una tramitación de licencias a todas luces fuera de fecha y de legalidad. Este nuevo restaurante de la conocida cadena abrió el pasado día 20 de diciembre sin haber tramitado buena parte de las licencias obligatorias.

 

El proceso se inicia el día 20 de diciembre, la misma fecha en la que el establecimiento abre sus puertas en situación dudosa y sin haber tramitado todas las licencias. Con esa misma fecha, el director del área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Salamanca registra una adenda al convenio entre la capital y Santa Marta para el vertido de aguas. Esta solicitud de adenda, una excepción al convenio, se explica en base a establecer la disponibilidad de servicio de abastecimiento de agua, saneamiento y pluviales, es decir, aguas y vertidos. Por este motivo, el director del área propone, el mismo día que abre el establecimiento, hacer una adenda para que tome agua y vierta al sistema de Santa Marta. Sin embargo, eso no significa que pueda hacerlo, con lo que ha estado haciendo sus vertidos y toma de agua en situación irregular.

 

Tras hacer los estudios técnicos sobre el coste y tasas que habrá que repercutir, ya que esta parte sí corresponderá a Aqualia, la empresa que gestiona el servicio en la capital; y los informes de Medio Ambiente y el departamento jurídico, se envía al interventor el día 6 de febrero y este emite un informe el día 11 de ese mes en el que pide que la conexión al saneamiento de Santa Marta se haga en base a criterios de proximidad y economía. Un trato de favor que para sí querrían muchas empresas próximas que están en la misma situación, más cerca de Santa Marta que de la capital.

 

En ese momento, el documento está listo para ir a la comisión de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Salamanca del pasado 19 de febrero, que analiza el documento firmado por los alcaldes de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, y Santa Marta, Javier Cascante. En el documento se reconoce que es posible hacer la conexión de aguas y vertidos de este establecimiento con el sistema de Salamanca, que es el que le corresponde, pero se justifica la decisión de hacer la excepción en que técnica y económicamente más apropiado que se haga al de Santa Marta.

 

El equipo de Gobierno del PP saca adelante la adenda en la comisión aprovechando su mayoría, y con los votos en contra del PSOE, rematando un trámite que concluye un nuevo 'favor' a esta empresa, que ha disfrutado de una tramitación de licencias laxa y con la ventaja de tres decretos de alcaldía. Un trato del que no disfrutan todos los negocios de Salamanca, entre los que hay casos de importantes demoras para la obtención de licencias o de multas por una intepretación totalmente rigurosa de las ordenanzas, como la que impide hacer publicidad de restaurantes en la calle.