El Ayuntamiento hace caso omiso a las advertencias por los altos niveles de ozono en el aire

Tráfico en el paseo de Canalejas. Foto: Cinthya Duarte

Ganemos le recuerda su compromiso para hacer una campaña informativa que advierta de las consecuencias para la salud de la alta presencia de ozono en el aire, el principal contaminante en Salamanca y en el que se registran niveles superiores a lo recomendable.

El equipo de Gobierno ha hecho caso omiso a las peticiones que le llegan desde hace meses para poner en marcha una campaña de información que advierta de los riesgos que tiene la contaminación por ozono, la que más afecta a Salamanca, y que tiene sus momentos álgidos en los meses de más calor. Y lo hace a pesar de que hace meses se comprometió a desarrollar un plan ante este contaminante, del que se registran en la capital todos los años niveles muy superiores a lo recomendable para la salud de los ciudadanos.

 

En la comisión de Medio Ambiente celebrada esta mañana, el gurpo municipal Ganemos Salamanca ha planteado de nuevo la necesidad de informar de los riesgos que para la salud tiene el ozono y de las precauciones que deben tener en cuenta las vecinas y vecinos de cara al verano. Hace unos meses el grupo propuso que, desde la Concejalía de Medio Ambiente, se diseñara una campaña municipal que tuviera como objetivo la reducción de los niveles de exposición al ozono de la población salmantina. "Esta campaña no se ha desarrolladoy el verano ha llegado a nuestra ciudad", ha lamentado Ganemos que propuso un plan integral para actuar contra la contaminación ambiental.

 

Según los datos del último informe de calidad del aire, publicado por Ecologistas en Acción, una de las estaciones de medición de Salamanca ha registrado datos de ozono muy superiores a lo recomendable. Según la normativa, la acumulación de ozono no debe pasar de un nivel diario y no se deben sumar más de 25 superaciones de ese nivel al año; el límite que marca la normativa española es menos exigente que el de la OMS. 

 

Los niveles recogidos por la red de la Junta indican que la estación de La Aldehuela, la única de la que hay datos para este contaminante, superó 76 veces el nivel recomendado por la OMS para la protección de la salud y llegó a los 25 días establecidos como máximo para los niveles de la normativa española.

 

El ozono es un contaminante vinculado a las masas verdes y su aparición en altos niveles está detrás del hecho de que en la capital salmantina se han cambiado de lugar los puntos de medición. De hecho, hace años que organizaciones ecologistas denuncian que el Ayuntamiento ha movido las estaciones de medición que le corresponden de zonas céntricas a la periferia para evitar los altos datos de contaminación por elementos vinculados al tráfico como el dióxido de carbono o las partículas en suspensión; eso explica que los niveles medidos de estos contaminantes sean bajos en relación al volumen de tráfico de Salamanca y que, sin embargo, el ozono, relacionado con masas verdes, esté tan alto.