El Ayuntamiento gastará 100.000 euros en su propio vivero tras torpedear durante años el de la Cámara
Cyl dots mini

El Ayuntamiento gastará 100.000 euros en su propio vivero tras torpedear durante años el de la Cámara

El concejal de Economía, Innovación y Comercio, Enrique Sánchez Guijo.

El Ayuntamiento vende su nuevo 'coworking' como una apuesta por emprendedores, como los que alberga el vivero de la Cámara, a los que ha estado complicando la vida durante años ya que puso en riesgo el funcionamiento del centro, además de entorpecer la ventanilla única.

El Ayuntamiento de Salamanca va a renunciar a la colaboración con otras instituciones en materia de emprendimiento y ha presentado por su cuenta una nueva iniciativa, un espacio 'coworking', en el que gastará 100.000 euros. El espacio, pensado para proporcionar un espacio físico y determinados servicios a un número limitado de emprendedores durante los primeros meses de una nueva actividad, funciona como los viveros de empresas de la Cámara de Comercio de Salamanca que durante años ha torpedeado el equipo de Fernández Mañueco.

 

La apuesta por este 'coworking' contrasta con la actitud que ha mantenido hacia el Vivero Génesis y el espacio 'Tierra coworking' de la Cámara de Comercio, a los que el Ayuntamiento ha negado su apoyo durante años. En enero de 2011, Cámara y consistorio firmaron un convenio de colaboración vigente hasta 2015 por el que el Ayuntamiento aportaría una cantidad al sostenimiento del vivero de empresas: eran 13.000 euros al año. Sin embargo, y con la llegada de Fernández Mañueco a la alcaldía, el Ayuntamiento de Salamanca decidió no hacer efectiva su aportación alegando que no estaba bien justificada por parte de la Cámara.

 

El Ayuntamiento llegó a adeudar las ayudas de 2011, 2012 y 2013, y obligó a la Cámara a hacer un esfuerzo extra para asumir el mantenimiento del vivero de Salamanca, y también de los de la provincia, ya que la Diputación, gobernada por Javier Iglesias, también decidió no pagar en una estrategia coordinada. El Ayuntamiento mantuvo su postura de bloqueo hasta que el convenio decayó y la Cámara tuvo que acudir al juzgado para reclamar las cantidades adeudadas.

 

El 13 de enero de 2015 se denunció el impago de la cantidad de 2013, la última que el consistorio se negaba a abonar alegando irregularidades inexistentes, con las que mantuvo su intención de no pagar. Finalmente, en marzo de 2016, tuvo que pagar ante la amenaza de un juicio por prevaricación contra el alcalde por no haber pagado a pesar de que las acusaciones de irregularidades eran falsas. Ante la perspectiva de verse en el juzgado, el Ayuntamiento pagó los atrasos.

 

Ahora, el Ayuntamiento vende su nuevo 'coworking' como una apuesta por emprendedores con los que alberga el vivero de la Cámara, a los que ha estado complicando la vida durante años ya que puso en riesgo el funcionamiento. Llegó incluso a impedir el acceso de nuevos emprendedores a pesar de que el vivero era el único espacio de este tipo, hasta que la Cámara decidió expulsar al Ayuntamiento del patronato.

 

El Ayuntamiento ha usado la misma estrategia de bloqueo con otras iniciativas como el 'Tierra coworking' de la Cámara o la Ventanilla Única Empresarial, sin importarle que pudieran albergar a empresarios incipientes o que sirvieran para la creación de miles de nuevas empresas; con la ventanilla usó la misma táctica y decidió no participar en su gestión, retirando personal y ayudas: era la única provincia donde ocurría esto.

Noticias relacionadas