El Ayuntamiento expedienta al McDonald's veinte días después de abrir

El nuevo McDonald`s.

El equipo de Gobierno admite que carecía de varias licencias y ahora pretende sancionar a los promotores del nuevo restaurante cuando no actuó en su día a pesar de las denuncias y las informaciones de TRIBUNA.

El Ayuntamiento de Salamanca ha comunicado en una nota pública que ha abierto un expediente sancionador a los promotores del McDonald´s de la calle Joaquín Rodrigo (carretera N-501) por haber iniciado las obras de las nuevas instalaciones sin tener la correspondiente licencia urbanística, ni para el edificio de venta de comida rápida ni para el destinado al bar y a la zona de juegos infantiles, el denominado 'gym club'. A pesar de ello, el complejo permanece abierto desde el día 20 de diciembre y ha podido acceder público a ambos recintos.

 

El equipo de Gobierno reacciona así, más de quince días después, a la información publicada por TRIBUNA de Salamanca en la que se denunciaba que el nuevo restaurante había abierto al público sin tener aprobado el conenvio urbanístico del solar donde se asienta, sin licencia de obra para uno de sus dos edificios y sin haber pedido la licencia de apertura ni para el restaurante ni para el 'gym club'. Esta actuación fue denunciada por dos particulares, pese a lo cual no se actuó para detener la ejecución de la obra y el nuevo restaurante abrió finalmente el día 20 de diciembre. El impulso de este proyecto y la permisividad para su falta de licencias fue responsabilidad del concejal de Fomento, Manuel García Carbayo.

 

El Ayuntamiento asegura en una nota pública que ambas infracciones pueden ser calificadas de leves, según la Ley 5/1999 de 8 de abril de Urbanismo de Castilla y León, y pueden derivar en una sanción de entre 1.000 a 10.000 euros, sin perjuicio de la actividad probatoria y de la instrucción del correspondiente procedimiento.

 

Asimismo, el Ayuntamiento de Salamanca ha abierto diligencias para la incoación de otro expediente sancionador por abrir esta instalación sin que los promotores hubieran presentado toda la documentación correspondiente a la comunicación de inicio de actividad, necesaria para este tipo de instalaciones. Sin embargo, este medio tiene constancia de que se envió a agentes de la Policía Local, sección administrativa, para comprobar si era cierto que las obras se estaban desarrollando sin permiso y, posteriormente, para certificar que la apertura se había producido sin licencia. A pesar de ello, no se procedió en ningún momento a la paralización de la obra.

Noticias relacionadas