El Ayuntamiento expedienta a Aceinsa por saltarse el pacto por el empleo en los servicios municipales

El Ayuntamiento de Salamanca adjudica 5 contratos de renovación de aceras por 1,5 millones de euros

El equipo de Gobierno inicia el proceso para multar a la empresa a pesar de que hace unos días declaró en una nota que cumplía las condiciones. La concesionaria del arreglo de calles ha despedido a cinco trabajadores y ha variado sueldos, esquema de la plantilla y antigüedades.

El Ayuntamiento de Salamanca ha abierto expediente sancionador a la UTE concesionaria del servicio de mantenimiento de viales, formada por Gecocsa y Aceinsa. El motivo, el incumplimiento del pacto por el empleo en los servicios municipales al que se comprometió y que implicaba mantener plantillas y condiciones. Una decisión con la que el equipo de Gobierno corrige sus afirmaciones de hace unos días, cuando defendió que la empresa Aceinsa cumplía con las condiciones de la contrata y criticaba a PSOE y UGT por haberlo denunciado.

 

Tal y como informó TRIBUNA de Salamanca, la empresa concesionaria ha procedido a despedir a cinco trabajadores, los ha sustituido por otros con contratos temporales de dos meses, ha rebajado sueldos y ha variado el esquema de la plantilla, algo que hace unos días denunciaron tanto UGT como el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Salamanca. Esto supone el incumplimiento del pacto por el empleo que firmó el alcalde Fernández Mañueco con las empresas que tienen las concesiones de servicios públicos como el bus, las obras en calles o el alumbrado, y que implicaba no solo no despedir a personal, sino que tampoco se podía recurrir a bajar sueldos o cambiar las condiciones del empleo, lo que implicaba respetar antigüedad, categorías...

 

Hasta hora, la empresa había contado con la permisividad del equipo de Gobierno, que ha llegado a afirmar que cumplía con los requisitos del pacto por el empleo. Sin embargo, en la última comisión de contratación el equipo de Gobierno anunció el expediente a la empresa, que será sancionada por haber incumplido el pacto por el empleo. Probablemente, será sancionada por haber reducido los gastos de personal, que son fundamentales en el abono que hace el Ayuntamiento de la concesiónç; tendrá que devolver la parte que se le ha pagado para gastos de personal y que no ha gastado. Al reducir gastos de personal, la UTE puede cuadrar la rentabilidad del contrato, comprometida porque Aceinsa accedió a él ofreciendo bajas importantes.

 

Aceinsa ha destacado por su irrupción en los contratos públicos del Ayuntamiento de Salamanca. En tres años ha pasado de no tener ninguna concesión a acumular contratas por 22 millones de euros para los próximos años. En muchos de los concursos que ha ganado ha utilizado importantes bajas en la oferta económica, por encima de lo considerado aceptable, y la promesa de mejoras voluntarias; a pesar de ello, ha ganado tres concursos, algunos con polémica.