El Ayuntamiento estudiará eliminar a Franco del mural del salón de plenos

La efigie de Franco en el mural del salón de plenos.

El mural, que data de los 60, representa al dictador y está entre aquellas de las que se va a estudiar la retirada.

El Ayuntamiento ha incoado expediente para estudiar la retirada de determinados símbolos franquistas en vías públicas y edificios municipales de la ciudad de Salamanca, en cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica. Un anuncio que llega cuando se ha cuestionado la permisividad del Consistori y del equipo de Gobierno con la permanencia de estos símbolos. 

 

Entre los que se pueden retirar está el retrato que hay de Franco en el mural que adorna el salón de plenos del Ayuntamiento de Salamanca. El dictador está representado en un dibujo rodeado por simbología que simula uno de los conocidos vitor de la Universidad. El Ayuntamiento solicitará a la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes la emisión de un informe, que deberá ser emitido por profesional técnico especializado en la materia, para estudiar si procede la retirada del retrato de Franco que forma parte de uno de los murales. El estudio deberá delimitar con precisión la relevancia artística del mural y de su autor, así como la incidencia de la posible eliminación de esta parte de la obra con relación al conjunto de la misma, así como estudiar en su caso, otras posibles alternativas.

 

El pasado día 31 de julio, coincidiendo con el acuerdo en el pleno para retirar la medalla de oro otorgada por la ciudad al dictador, Ganemos solicitó que se quitara esta representación de Franco del salón de plenos en el que aparece una efigie del dictador en una moneda, ya que considera que su presencia no se puede justificar y va contra la ley de memoria histórica. El portavoz popular Fernando Rodríguez ha explicado que se ha pedido un informe técnico para conocer la situación, pero ha asegurado que se trata de una expresión artítista de un autor al que se encargó un mural con escenas históricas de la ciudad.

 

En abril de 2006 IU ya pidió que se retirara esta parte del mural, y el equipo de Gobierno de Julián Lanzarote se negó. El Consistorio alegó que el mural forma parte del patrimonio artístico de la capital y que la supresión de la efigie del militar supondría desvirtuar la obra que realizó Ramón Melero a comienzos de los años sesenta y que se integró dentro de la reforma de la sala que proyectó el arquitecto Lorenzo González Iglesias, en pleno régimen del general Francisco Franco. Se mantuvo hace unos años cuando se hizo una profunda reforma. Son argumentos similares a los que ha esgrimido Rodríguez en su respuesta esta vez.

 

 

CAMBIOS EN EL CALLEJERO

 

Se ha solicitado un informe técnico cualificado para elaborar un inventario del callejero de la ciudad que delimite con precisión la relación de calles o sus rótulos que han de ser objeto de esta retirada, en cumplimiento del artículo 15.1 de la Ley de la Memoria Histórica.

 

Distinta valoración debe realizarse de ciertos murales de piedra instalados en las paredes de alguno de los edificios construidos por la Delegación Nacional de Sindicatos en los barrios de El Carmen o San Bernardo. En estos casos, y al afectar la eventual retirada de estos murales a edificios de titularidad privada, correspondería a las distintas comunidades de propietarios el cumplimento de esta obligación o, al menos, la retirada de los mismos por parte del Ayuntamiento debería contar con su autorización, según se recoge en el estudio elaborado por el Oficial Mayor del Ayuntamiento de Salamanca. 

 

En cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica se retirará el escudo nacional ubicado en la fachada de la Casa de la Juventud, del barrio de Garrido. En el caso de la cruz de los caídos de Tejares se distingue, por un lado, lo que es, propiamente, la cruz que, por sí misma, no es un elemento vinculado con la guerra civil. Por lo tanto, se mantendrá, aunque sí se retirará la placa en su base, conmemorativa a los caídos de la guerra civil.

Por otra parte, y según el informe del técnico y arquitecto municipal Carlos Macarro el monumento a la unificación, obra del escultor Núñez Solé ubicado en la plaza de las Salesas, no deberá ser retirado porque está acreditada la desaparición de los elementos franquistas de la estatua y no se encuentra, por lo tanto, dentro del ámbito de aplicación de esta Ley.