El Ayuntamiento dice 'no' a los beneficios fiscales al octavo centenario de la Usal

El equipo de Gobierno alega que el apoyo en forma de exenciones es competencia de los presupuestos generales del Estado y que el Ayuntamiento no puede reconocer ningún tipo de beneficio al evento. Fernando Rodríguez apunta que solo pueden aprobarse por tres años, lo que deja en el aire su aprobación este 2015.

La propuesta del grupo socialista para que el Ayuntamiento de Salamanca aprobara bonificaciones de algunos impuestos municipales para atraer apoyos económicos para el octavo centenario de la Usal ha quedado desactivada. Este era uno de los puntos que había introducido en sus numerosas alegaciones a las ordenanzas fiscales, que se han aprobado esta mañana de forma definitiva. Sin embargo, el equipo de Gobierno lo ha desestimado tras explicar que no son de su competencia.

 

Según el portavoz popular, Fernando Rodríguez, los programas de apoyo a los acontecimientos de interés público, caso de celebraciones como la de la Usal, son competencia directa de los presupuestos generales del Estado y, por lo tanto, "no puede el Ayuntamiento reconocer los beneficios que pide el PSOE", ha dicho Rodríguez. La imposibilidad de regular en una materia que no es de su competencia ha dejado en vía muerta, como ha ocurrido con algunas otras cuestiones propuestas por el PSOE, el clima de acuerdo que había en esta cuestión.

 

El portavoz ha apuntado también que, según la ley de mecenazgo, estos beneficios no pueden exceder de los tres años, lo que complica su concesión para 2015, año comprometido por el PP; según la ley solo podrían estar vigentes para 206, 2017 y 2018 o adelantarlos para conseguir apoyos y que 2018 fuera el año de las celebraciones. Sin embargo, el proyecto de los PGE de 2015 no lo contempla así que solo podría solicitarse vía enmienda. Así ocurrió a finales de 2013 cuando el PSOE solicitó la puesta en marcha de incentivos fiscales para los actos del octavo centenario de la Usal, propuesta que fue rechazada.

 

La disponibilidad de ayudas económicas e incentivos fiscales para los actos de 2018 se está convirtiendo en un quebradero de cabeza para la Universidad de Salamanca, que ha criticado abiertamente el poco interés de los integrantes de la comisión interinstitucional formada hace unos años para impulsar la celebración del octavo centenario y que ha brillado por su escasa operatividad, tanto bajo gobierno del PSOE como del PP. Por este motivo, la Usal ha formado su propio comité para seguir avanzando mientras se atienden sus peticiones para que se reactive la comisión y la concesión de beneficios fiscales.