El Ayuntamiento de Salamanca se deja pasar el plazo para reclamar 1,5 millones del 'caso piscinas'

El teniente de alcalde Carlos García Carbayo.

El equipo de Gobierno tiene que volver a empezar la tramitación tras caducar el expediente tras meses de preparativos.

La reclamación de 1,5 millones de euros a la antigua concesionaria por el 'caso piscinas' se está convirtiendo en uno de los quebraderos de cabeza del equipo de Gobierno. Tras muchos meses de discrepancias y pleitos, el Ayuntamiento de Salamanca estaba en condiciones de reclamar a la empresa que llevó durante 15 años la gestión una pequeña parte del 'agujero' por la falta de mantenimiento de las piscinas, calculado en 6,5 millones de euros. Sin embargo, todavía no ha sido posible hacerlo.

 

Primero, porque se hizo la reclamación por decreto de alcaldía en vez de someter la decisión a un pleno. Y segundo, porque el consistorio se ha dejado pasar los plazos de la reclamación. Así ha ocurrido tal y como confirman fuentes municipales con conocimiento directo del caso. En concreto, se sabe que, tras meses de preparativos (la decisión viene de mayo de 2016), la cuestión llegó a la mesa del concejal delegado del área, Carlos García Carbayo, a un día de que finalizase el plazo para que caducara el expediente de reclamación. Esto ha obligado a repetirlo, como le pasó por ejemplo a la Diputación de Salamanca en al menos dos ocasiones con la reclamación a la empresa que gestionaba el muelle de Vega Terrón.

 

Tras mucha polémica, al final el equipo de Gobierno del PP reconoció que la que había sido concesionaria durante unos 15 años, Eulen, debía cerca de 1,5 millones que no había ejecutado en mantenimiento al que estaba obligado por contrato, aunque la reclamación podría haber sido mayor. Eso sí, poner las piscinas a punto costó 6,5 millones, pero el Ayuntamiento se las ingenió para que buena parte de la diferencia quedara como obras de mejora o pérdida de valor por el simple deterioro. Al final, se acordó reclamar esos 1,5 millones de euros porque, además, no había seguro a todo riesgo que hubiera evitado este problema.

 

Sin embargo, la reclamación todavía no ha llegado a buen puerto y se ha encontrado con el primer obstáculo. Tras verse forzado por la oposición, el equipo de Gobierno accedió a hacer una reclamación patrimonial en el juzgado contra Eulen por la cantidad de 1.477.935 euros con IVA. La reclamación se ha hecho por vía de decreto de teniente de alcalde, a cargo del concejal Carlos García Carbayo. El PP decidió que se hiciera así, cuando lo normal es que se hubiera hecho por acuerdo de pleno.

 

La decisión se ha confirmado como un error cuando la empresa ha alegado precisamente que la reclamación le llega por parte de un órgano que no es el mayoritario de la corporación; se ha negado a pagar porque no se ha hecho por acuerdo de pleno. El grupo Ganemos Salamanca sospecha que "se le ha puesto una vía de escape" a la empresa al reclamarle la cantidad por decreto de teniente de alcalde y no por acuerdo de pleno.