El Ayuntamiento de Salamanca pospone su decisión sobre el nuevo macrocolegio mayor frente al Rodríguez Fabrés

Ubicación de las dos parcelas en las que se levantará el nuevo colegio mayor.

Las licencias para urbanizar la parcela y para autorizar la construcción de los dos edificios quedan sobre la mesa en la comisión de Fomento.

La comisión de Fomento del Ayuntamiento de Salamanca ha pospuesto su decisión sobre el proyecto de la nueva macroresidencia frente al Rodríguez Fabrés, y también sobre la nueva calle de acceso que tenía que abrirse. La cuestión ha quedado sobre la mesa en la comisión de este martes por culpa de algunos detalles menores que no parece puedan frenar el proyecto, y es más que probable que vuelva con estos detalles ya resueltos, aunque han aflorado algunas dudas al respecto.

 

La primera decisión que había que tomar era relativa a las obligaciones de urbanizar la zona por parte de la promotora, algo previo a cualquier tipo de construcción. Se había pedido permiso de obra para la ejecución de una nueva calle que permita la entrada desde el vial principal, el paseo del Tormes, al interior de la parcela; la nueva calle será continuación de Huertas de la Santísima Trinidad. Sin embargo, ha quedado pendiente porque hay que decidir si se le pide a la promotora, que paga la obra de urbanización (unos 600.000 euros) que ejecute un colector que sirva para el futuro desarrollo urbanístico de la zona o si, por contra, basta con que cubra las necesidades de los dos nuevos edificios que se van a hacer.

 

También se ha cuestionado la altura a la que va a quedar la parcela, que ahora está bajo la cota de la calle y que deberá elevarse. El proyecto ya pasó por el estudio del impacto visual que podía genera sobre las vistas de Salamanca, examen que superó a pesar de que se ha pedido que no se levantara el nivel de la parcela.

 

Por otro lado, también falta algo de información sobre la residencia en sí. Para autorizar su ejecución, la infraestructura debe estar adscrita a una universidad y lo está, al parecer, a una de Madrid, no a las de Salamanca. En el proyecto tampoco está claro si entre los equipamientos previstos para atender las 400 habitaciones que tiene está un comedor o cocinas, o si por contra las habitaciones serán miniapartamentos que tendrán sus propios servicios además de baño y la habitación en sí.

Noticias relacionadas