El Ayuntamiento de Salamanca financió con 80.000 euros a la imputada Ausbanc

El alcalde de Salamanca en minoría, Alfonso Fernández Mañueco (Foto: F. Oliva)

El Ayuntamiento salmantino firmó un convenio para un acto en 2005 por el que hizo dos pagos de 40.000 euros y se comprometió a buscar publicidad para una asociación ahora en entredicho.

El Consistorio de Salamanca ha dado a conocer al fin los datos de su colaboración con Ausbanc, la asociación de usuarios de banca investigada ahora por supuestas extorsiones a entidades bancarias y actitudes que en nada se parecen a la defensa de los derechos de los consumidores. 

 

La detención, y posterior impustación de su cabecilla Luis Pineda, sacó a la luz las artimañas de esta asociación y el montaje tramado para hacer ricos a sus dirigentes, ahora en prisión. Sin embargo, ni siquiera el escándalo sirvió para que el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, le retirara su apoyo; de hecho se ha negado a eliminar a esta asociación del registro que existe en el Ayuntamiento de asociaciones. Una defensa que ha sorprendido incluso en ambientes judiciales.

 

Por eso el pasado verano la Audiencia Nacional requirió al Consistorio para que le informara de sus relaciones con Ausbanc. Ahora conocemos el resultado. Así, el Ayuntamiento financió con dinero de los salmantinos una de las actividades de esta asociación. Eso le costó a las arcas públicas 80.000 euros.

 

Según los documentos a los que Tribuna ha tenido acceso, en julio de 2005 el Ayuntamiento dirigido por el Partido Popular y con Julián Lanzarote al frente, firmó un convenio de colaboración con Ausbanc. Los firmantes fueron el entonces alcalde Julián Lanzarote y el presidente de la asociación, Luis Pineda, en prisión desde hace meses. Los términos eran los siguientes: El Ayuntamiento se comprometía a aportar hasta 200.000 euros para la organización de un congreso y el acto de declaración de los derechos de usuarios de banca, además de interceder por Ausbanc para conseguir publicidad para dicho acto. El convenio finalizaba con la celebración en septiembre de 2005 de las jornadas y el acto de la declaración.

 

La pomposa declaración tuvo lugar como acto paralelo de la Cumbre Iberoamericana de 2005 y el Ayuntamiento le dio entonces trato preferencial. Todo 'el paquete de actividades' estaba presupuestado por Ausbanc en algo más de 440.000 euros, de los que saldrían esos 200.000 desde las arcas salmantinas en forma de subvención y/o publicidad.

 

El Ayuntamiento de Salamanca acabó haciendo, a través de la fundación Salamanca Ciudad de Cultura, dos pagos de 40.000 euros, uno en 2007 y otro en 2008, que se hicieron a sociedades del entramado Ausbanc, entre ellas Ausbanc Consumo que es una de las señaladas por las extorsiones a entidades bancarias. Y estaba comprometido otro pago de 80.000 euros que se terminó por desestimar. En la información remitida a la Audiencia Nacional no se explica qué gestiones se hicieron para la búsqueda de publicidad, aunque el acto estuvo patrocinado por entidades financieras. 

 

Al margen de estos 80.000 el Ayuntamiento de Salamanca hizo también otros pagos menores como socio colectivo (dos pagos de 144 euros) en 2005 y 2006 como parte de la firma del convenio. Hay otro pago de mil euros en 2013, ya con Alfonso Fernández Mañueco como alcalde, a la asociación de usuarios de servicios financieros, denominación de Ausbanc.

 

Esta relación le daría acceso a suscripciones a publicaciones de Ausbanc, la tapadera con la que esta asociación daba una patina de normalidad a sus actividades de presión sobre el sector bancario. Presiones que se ejercían de un modo muy sencillo: Quien no se anunciaba en las páginas de las revistas publicadas por Ausbanc era presionado con campañas de descrédito y, en algunos casos, acciones judiciales que se resolvían con el pago de cuantiosas cantidades de dinero a favor de los dirigentes de Ausbanc.