Actualizado 02:10 CET Versión escritorio
Salamanca

El Ayuntamiento de Salamanca, en juego: giro histórico o continuidad en las elecciones más imprevisibles

EL DÍA DE LA VOTACIÓN

Los cuatro partidos con representación y un posible quinto se disputan los 27 concejales en las elecciones más inciertas.

Publicado el 26.05.2019

Este domingo 26 de mayo cerca de 120.000 votantes salmantinos acuden a las urnas para decidir la composición del futuro Ayuntamiento de Salamanca bajo un signo fundamental: lo imprevisible del resultado que arrojen las urnas y de los pactos que, seguro, serán necesarios para convertirse en el próximo alcalde. Los cuatro partidos con representación en los últimos cuatro años participan en la 'carrera' con sus respectivos candidatos, pero se pronostica la entrada de un quinto actor.

 

El resultado es una gran incógnita. A diferecia de las generales, ha habido pocas encuestas que nos ayuden a anticipar algo el resultado. No hay medida municipal del momento de las fuerzas nacionales, del examen a la gestión, de la entrada de nuevas opciones... La incorporación de nuevos actores de peso hace cuatro años hace que los 27 concejales se antojen casi escasos para repartir. PP, PSOE, Ciudadanos y Ganemos, ahora con Podemos, están aquí para quedarse, y la probabilística señala la entrada de un quinto actor, Vox. Es más que probable que de las urnas salga un complejo reparto de fuerzas que precisará de pactos y en los que el partido con más votos en las urnas partirá con ventaja. El resultado final, por contra, parece bifurcarse en dos caminos: un giro histórico o la continuidad.

 

Los resultados de las elecciones generales, en las que el PSOE logró una histórica victoria en el municipio más poblado de la provincia, han agitado por completo el panorama electoral de Salamanca. El partido socialista se convirtió, por primera vez en décadas, en la opción más votada de la capital, y casi en el global de la provincia, algo absolutamente insospechado. El resultado del 28A ha disparado la campaña del candidato socialista, pero José Luis Mateos es el primero que es consciente de que los votos de aquel día no le van a dar ni un concejal este 26 de mayo. Por eso ha pedido una gran movilización hasta el último momento.

 

El resultado de las generales no es directamente aplicable, eso está claro. Realidades y candidatos son otros, pero parece que el PSOE tiene el mismo viento a favor que el falta al PP. Los 'populares' se aferran a uno de sus últimos baluartes, la provincia de Salamanca y su capital, donde llevan gobernando más de 20 años consecutivos. Su baza es el último de su estirpe de alcaldes, Carlos García Carbayo, suplente de Alfonso Fernández Mañueco en los últimos meses y que apela a la tradición de voto, una de las circunstancias que va a jugar de manera decisiva como factor de corrección sobre la tendencia general, que es de subida del PSOE y bajada del PP. Ahora falta el trazo fino que diga cuánto en todo caso.

 

Otro de los factores decisivos tiene nombre, apellidos y color: Ana Suárez, la candidata de Ciudadanos. La formación 'naranja' va a tener, con una alta probabilidad, la llave de la gobernabilidad municipal. Las actas de concejal que logre pueden servir para completar mayorías o para tumbarlas, según la decisión que tomen. Su partido lleva también con cierto viento nacional a favor tras casi cazar al PP en las generales. Habrá que ver si los cuatro años de estreno en el Ayuntamiento de Salamanca juegan a favor o en contra de Cs.

 

El cuarto en discordia es Podemos, que esta vez ha decidido optar a las municipales con algunos socios habituales (IU, Equo) y uniéndose a la exitosa marca Ganemos Salamanca, la agrupación de electores que logró cuatro concejales en 2015. La formación ha aportado grandes dosis de aire fresco al consistorio, pero ha habido proceso de fusión por el camino. Se ha 'salvado' el número uno de la lista, Gabriel Risco, una de las rebelaciones de la legislatura municipal. Y falta por ver cuál es el efecto de sumar con Podemos.

 

En estas últimas elecciones se espera la entrada de un quinto elemento, Vox. La formación de Santiago Abascal ha hecho una campaña discreta en Salamanca, casi tanto como la de las generales, aunque tiene candidata, Eva María Pérez, y se ha movido algo más. No obstante, parece que se la juegan al tirón nacional del partido. En las generales, más de 10.000 votos solo en la capital convirtieron al partido de ultraderecha en cuarta fuerza tanto en la provincia como en la capital.

Noticias relacionadas

COMENTARComentarios