El Ayuntamiento de Salamanca... con 'polvo' en los cajones