El Ayuntamiento de Béjar compra por un millón de euros los terrenos de la Covatilla

La Covatilla

La Diputación subvencionará 400.000 euros, y ofrece un préstamo a bajo interés de otros 250.000, a pagar a diez años

El Ayuntamiento de Béjar ha llegado a un acuerdo para la adquisición de 216 hectáreas en los terrenos que actualmente ocupa la estación de esquí de La Covatilla, para lo que protagonizará un desembolso de un millón de euros.

 

Según han explicado el alcalde de la localidad, Alejo Riñones, y el presidente de la Diputación Provincial, Javier Iglesias, el Consistorio bejarano abonará 800.000 euros a su actual propietario, A.M.P, y tendrá que pagar también una carga de otros 200.000 euros, que pesa sobre la parcela.

 

Para hacer frente a esta operación, la Diputación de Salamanca ha aprobado en el pleno una subvención directa de 400.000 euros. El cuanto a la otra mitad, además de los 200.000 de carga, será el Ayuntamiento de la localidad el que la pague, para ello contará también con un crédito de 250.000 euros, a pagar en diez años a la institución provincial.

 

El motivo de la compra es que las instalaciones de la pista de esquí estaban situadas en 150 hectáreas de titularidad municipal, pero había otras 92 que estaban sobre una propiedad privada de 216 hectáreas.

 

Esta finca, que era un terreno indiviso de 17 personas, se arrendó por un periodo de diez años al Ayuntamiento con un contrato que estipulaba, además, otros 15 años de utilización de derechos de superficie, por lo que se aprobó la concesión de las pistas a la empresa privada Gecobesa por un tiempo de 25 años.

 

Tras cumplirse los diez primeros años, los propietarios de la finca denunciaron el contrato y la justicia les dio la razón, lo que dejó sin vigor los otros 15 años de derechos, de ahí que surgiese un problema con la empresa concesionaria, al tener un contrato por 25 años que no podría cumplirse.

 

Esta situación llevó al Ayuntamiento a interesarse por la hacerse con la titularidad de la finca, algo que no consiguió incluso después de que el pasado 23 de enero saliese a subasta. El Consistorio bejarano pujó lo máximo que le permitía la ley por su situación económica, 671.000 euros, pero uno de los 13 propietarios de antes llegó a 800.000 euros y se quedó con el terreno.

 

Entonces, se iniciaron conversaciones entre las partes para tratar de llegar a un acuerdo, ya que el alcalde insistió en la necesidad para Béjar de contar con las hectáreas. Finalmente, tal y como ha explicado el primer edil de la localidad, el propietario, natural del municipio próximo de Candelario, ha accedido a la venta después de que el Ayuntamiento ya hubiese hasta estudiado posibilidades de expropiación.