El Ayuntamiento de Béjar califica de "chantaje" las exigencias del empresario Viñas para la llegada de empresas catalanas

Francisca Andrés y Elena Martín

El empresario ha ejercido de mediador con las empresas dentro del Plan de Reindustrialización y pedía que fuera Alejo Riñones el encargado de la gestión del plan.

La alcaldesa de Béjar, Elena Martín, y la portavoz del Grupo Municipal Ciudadanos, Francisca Andrés, han dado a conocer el contenido de la primera reunión mantenida con el empresario Salvador Viñas, mediador de las empresas catalanas con intención de establecerse en la ciudad. Una reunión que ha tenido lugar en el Consistorio bejarano y en la que estuvieron presentes la alcaldesa de la ciudad textil, dos miembros más del Equipo de Gobierno y los portavoces del Grupo Municipal Tú Aportas Béjar y Ciudadanos, junto a Salvador Viñas en representación de Indusbejar.

 

La empresa Indusbejar, formada por el empresario Antonio Marín, Salvador Viñas, Juan Viñas y en un 3% por un bejarano, ha sido la empresa mediadora entre el Ayuntamiento de Béjar y las empresas catalanas (embotelladora de agua y reciclaje de plásticos). Según indicó Salvador Viñas, el anterior equipo de gobierno "lleva desde hace más de dos años en negociaciones con estas empresas, así como diferentes visitas a Cataluña sin que se haya informado en las Comisiones Informativas y Pleno de estas actuaciones", según han denunciado desde el Consistorio.

 

"Solamente se ha tenido conocimiento de la 'Asociación para la Gestión Forestal de los Montes-Estribaciones de Gredos' para la gestión de los montes y posterior fabricación de biomasa, que fue a Pleno para su aprobación", han recordado.

 

En este sentido, desde el equipo de gobierno afirman que tanto la empresa de embotellamiento de agua como la de reciclaje para mobiliario urbano no tienen ni han presentado en el Ayuntamiento de Béjar proyecto técnico de viabilidad, sólo existe un resumen en el Departamento de Desarrollo Local de una de las empresas, sin registro.

 

Salvador Viñas indicó al inicio de la reunión que no había ningún condicionante político para la instalación de las empresas en Béjar pero, sin embargo, al término de ésta presentó un documento con unas condiciones en las que se indicaba que el concejal Alejo Riñones fuese el encargado de la gestión del Plan de Reindustrialización como condición para seguir adelante con los planes.

 

"Tras la presentación de dicho documento y una serie de comentarios, que se considera por parte de los representantes de los Grupos Políticos presentes en la reunión como un chantaje para la instalación de dichas empresas en la ciudad, la reunión finalizó de forma inmediata", ya que, como ha indicado la alcaldesa, “no íbamos a aceptar chantajes ni se juega con la ilusión de los bejaranos”.

 

"El Equipo de Gobierno está recibiendo y recibirá a todo empresario y emprendedor que quiera invertir en Béjar de forma transparente y para beneficio de la ciudad", han concluido

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: