El Ayuntamiento da a una misma empresa piscinas, Multiusos y Aldehuela: 36 millones de inversión pública a la gestión privada

El concejal de deportes y el responsable de Enjoy Wellness en Salamanca.

La empresa Enjoy Wellness gestiona las tres mayores instalaciones deportivas municipales, en las que se han gastado 36 millones de euros público para ponerlas a punto y entregárselas listas para su explotación a esta sociedad privada.

LAS CIFRAS

 

 

1-1-2015. Piscinas municipales: 2.515.071,55 euros al año, una subvención anual por parte del Ayuntamiento de Salamanca de 784.744,46 euros, diez años de contrato.

 

3-2-2016. Ciudad Deportiva Aldehuela: 34.137.126 euros de valor estimado del contrato, diez años de duración, subvención al déficit de explotación 1.206.688,00 euros.

 

10-3-2017. Multiusos Sánchez Paraíso: 24.947.179,30 euros por diez años / 75.000 euros al año de canon.

En dos años y medio, Enjoy Wellness se ha convertido en una de las mayores concesionarias del Ayuntamiento de Salamanca. En sus manos está la gestión de servicios de valor millonario como las piscinas municipales, la ciudad deportiva de La Aldehuela y ahora el Multiusos Sánchez Paraíso que están en su cartera a pesar de ser una empresa de reciente creación. Servicios con los que se ha quedado, en todos los casos, para muchos años, después de que el Ayuntamiento de Salamanca haya gastado millonadas en su puesta a punto, y que gestiona a su antojo y cobrando importantes subvenciones.

 

Si la anterior legislatura fue la de Aceinsa como empresa 'favorita', ese papel lo juega ahora Enjoy Wellness. Y si la concesionaria del asfaltado de las calles y la iluminación acumuló contratos por 22 millones de euros, la especialista en instalaciones deportivas ha multiplicado por cuatro la cifra: gestiona contratos por valor de 85 millones de euros. Al nivel de las concesionarias del bus urbano (122 millones), las basuras o parques y jardines.

 

Enjoy Wellness y su 'gemela' Enjoy Wellness Aldehuela gestionan tres servicios públicos con varias características comunes. La más importante, que se trata de instalaciones que han requerido de una importante inversión para ponerlas al día y que la empresa ha recibido en perfecto estado de revista sin tener que hacer prácticamente ninguna inversión. Son instalaciones de titularidad municipal hechas con grandes inversiones públicas, pero en manos de una empresa creada hace menos de cinco años (menos de dos en el caso de la filial que lleva La Aldehuela). Una empresa que está entre las que pagaron para tomar el control de la Cámara de Comercio.

 

 

LOS CONTRATOS

 

La primera fue la de las piscinas. El Ayuntamiento de Salamanca permitió que la empresa que tuvo la gestión de las piscinas municipales hasta el 1 de enero de 2015, Eulen, dejara el contrato sin haber llevado a cabo el mantenimiento obligatorio de las instalaciones. El nuevo contrato se lo llevó Enjoy con otra empresa, Clequali. El resultado ha sido que las arcas municipales han tenido que asumir las obras de reparación que, según un informe técnico, están valoradas en 6,6 millones de euros. Las obras se están haciendo en algunos casos, pero Enjoy ha recibido las piscinas como nuevas.

 

El segundo caso fue el de la ciudad deportiva de La Aldehuela. El contrato de la obra incluía la gestión por diez años, pero a la hora de la verdad la constructora, San José, con nula experiencia en explotación, le cedió esta parte del contrato sin que ni el pleno ni la comisión de contratación pudiera decir nada. El valor del contrato supera los 34 millones de euros y la instalación costó 28 millones. Ya se le han aprobado 300.000 euros extra por la reposición de equipamiento... antes del primer año de apertura.

 

Y el tercer caso ha sido el del Multiusos, que estuvo dos años en el limbo de una gestión provisional adjudicada precisamente a Enjoy. Ahora recibirá la instalación nueva tras una importante obra de 1,5 millones de euros tras haber permitido que la anterior concesionaria la abandonara... Cuando se supo el mal estado de la instalación, ya se anunciaron las obras y la posterior cesión a una empresa privada: desde el primer momento Enjoy sonó para adjudicarse el contrato. En el equipo de la primera empresa que gestionó el Multiusos hay integrantes de Enjoy. La instalación queda para esta empresa que se hace con los dos mayores centros de fitness de la ciudad.

 

 

LA INVERSIÓN, PÚBLICA

 

Entre todos, suman más de 36 millones de euros en inversiones pagadas de dinero público y superan los 85 millones de valor de los contratos, auténticas 'joyas' que Enjoy ha recibido en perfectas condiciones y que explota sin incurrir en grandes gastos. De hecho, ni en piscinas ni en Aldehuela han tenido que poner un euro, salvo lo que requiere su actividad; y en el Multiusos aportan la obra, que pagará el Ayuntamiento, y compran el equipamiento, con un coste de 800.000 euros. Menos de un millón de euros de inversión para conseguir negocios que valen 85 millones para los próximos diez años.

 

Además, en varios casos reciben importantes subvenciones al déficit de explotación. Al ser servicios públicos, tienen garantizada la estabilidad presupuestaria, es decir, que no les cuestan dinero. Se hace una cuenta en la que se le asegura a la concesionaria un margen industrial determinado, esta cobra las tasas municipales y, si no alcanzan el equilibrio, se dota una subvención. Por este concepto cobran 800.000 euros al año de las piscinas y 1,2 millones de La Aldehuela. En el Multiusos lo tienen más fácil: pagan 75.000 euros de canon al año, cantidad muy asequible para que cuadren las cuentas.

 

 

APROPIARSE DE LAS INSTALACIONES

 

Y luego está la actitud con la que gestiona, especialmente, en el caso de La Aldehuela. Lo primero fue poner un rótulo gigante el día de la inauguración con el nombre de la empresa en las cristaleras de la pista cubierta de atletismo: ninguna alusión a Ayuntamiento, CSD y Junta, que pagan la instalación. Tuvo que quitarlo. Pese a todo, Enjoy Wellness actúa en la ciudad deportiva como si fuera suya, cuando es un espacio abierto y municipal, y ha impuesto normas que llimitan todo tipo de actividades. El colmo fue el cierre de la zona verde el pasado Lunes de Aguas, que TRIBUNA denunció y que tuvo que retirar tras publicarse en este medio. Y se han sucedido los capítulos de exigencias sin sentido a clubes y deportistas.