El Ayuntamiento culpa a un antiguo funcionario de la condena por la villa de la avenida de Italia

Villa de la avenida Italia en un ruinoso estado de conservación.

El concejal Fernando Rodríguez atribuye a un técnico municipal la responsabilidad de haber catalogado el edificio y que ahora la justicia obligue a indemnizar a los propietarios. El antiguo funcionario ahora asesora a los grupos de la oposición.

El concejal de Hacienda y Régimen Interior, Fernando Rodríguez, ha culpado directamente a un antiguo funcionario del Ayuntamiento de Salamanca de lo que considera el error de haber catalogado el edificio de la avenida de Italia, 36 por la que ahora la justicia ha condenado al consistorio a pagar 590.000 euros como informó TRIBUNA esta semana. Esta fue la respuesta de Rodríguez, que ha sorprendido atribuyendo a un técnico que ya no está en la plantilla municipal esta responsabilidad, a las críticas de los grupos de la oposición por el pago de esta cuantiosa multa que ha obligado a hacer una modificación del presupuesto municipal.

 

El concejal se ha revuelto al recibir las críticas de la oposición por algo cierto, como es la sentencia condenatoria contra del consistorio en el TSJCyL, y ha decidido que un técnico que ya no está en la plantilla es el responsable. Habitualmente, Rodríguez defiende ante la oposición el trabajo de los técnicos municipales y les responsabiliza del tenor de decisiones del equipo de Gobierno cuando estas no son compartidas por la oposición. Esta vez lo ha hecho al revés.

 

El motivo es que el técnico aludido es Fernando Lombardía, que ya no forma parte de la plantilla municipal y que es el autor de un estudio encargado por los tres grupos de la oposición sobre el exceso de edificabilidad en El Corte Inglés. Por este mismo motivo el equipo de Gobierno ya ha descalificado anteriormente a este profesional para intentar restar valor al informe citado, ya que el mismo técnico había participado en la redacción del actual PGOU.

 

La condena por el edificio de la avenida de Italia se ha conocido esta semana cuando se ha dotado la cantidad de 590.000 euros para hacer frente a una condena que viene de atrás. En este asunto, la audiencia provincial dio en primera instancia la razón al Ayuntamiento, pero la constructora propietaria de la villa lo recurrió y el tribunal superior regional le dio la razón. El consistorio ha decidido no recurrir y pagará.

 

El fondo del asunto es la catalogación del edificio, que tiene protección y está incluido en el catálogo desde 1984 por sus especiales características. Al estar protegido, no se pueden hacer más que labores de mantenimiento: no está autorizado derribar el interior y dejar la fachada ni nada similar. Hay que conservarlo tal cual. Esta ficha, la número 303, es la que redactó Lombardía según Fernando Rodríguez. La constructora que lo compró en 2015 considera que eso le perjudica porque reduce la edifcabilidad posible, y por eso ha recurrido. Pedía 1,6 millones de indemnización y se han quedado en 590.000 euros.

Noticias relacionadas