El Ayuntamiento convierte el 'pozo sin fondo' de MercaSalamanca en sociedad instrumental
Cyl dots mini

El Ayuntamiento convierte el 'pozo sin fondo' de MercaSalamanca en sociedad instrumental

Cambiará los estatutos para convertirlo en medio propio: dependerá totalmente del consistorio pese a su deuda y problemas como la falta de fondos y los 'morosos'.

El Ayuntamiento de Salamanca tendrá que cambiar los estatuos de MercaSalamanca para poder declararlo medio propio, una figura de la administración que supone convertirlo en una sociedad instrumental, un mero intermediario de los planes que decida tener el equipo de Gobierno del PP para uno de los mayores fiascos de la gestión municipal en los últimos años. Una fórmula con la que la sociedad, que arrastra una deuda de 25 millones de euros, pasa a depender directamente del Ayuntamiento aunque se mantiene a la estatal Mercasa como socio accionista, minoritario eso sí. 

 

La sociedad del mercado mayorista necesita desde hace años de constantes inyecciones económicas de fondos municipales para poder seguir adelante, ya que no sólo no logra funcionar como instalación para empresarios, sino que está 'atrapada' en la fallida operación de venta de sus terrenos en la capital, un 'pelotazo' que se ha vuelto contra sus ideólogos.

 

Para el año que viene, habrá que inyectarle unos 400.000 euros municipales y otros 400.000 por parte de la sociedad estatal Mercasa, propietarias de la sociedad: 51% del Ayuntamiento y el resto de la estatal. Ya van varios años en los que es obligado ampliar capital y comprar acciones con dinero público. Sólo así se cuadrarán las cuentas tras un ejercicio en el que ha vuelto a incumplir las exigencias marcadas para su estabilidad, y ya van muchos años en pérdidas porque nada funciona. Se deben 25 millones y la actividad no ingresa lo que debería. Pero es que además está pagando el fallido 'pelotazo' de sus antiguos terrenos y se ha sumado la deuda conocida de un millón de euros por parte de una serie de empresarios de la ZAC, que han ido desfilando por los juzgados para que se les reclame el pago, algo que sólo fue posible por decisión de la oposición.

 

El principal problema de MercaSalamanca es que no vende sus antiguos terrenos, que se llegaron a valorar en más de 40 millones de euros y que ahora están valorados según la propieda sociedad en muchos menos, 16,3 millones: un pelotazo que quedó sin realizarse y que ahora pagan los salmantinos, ya que la sociedad está controlada por el Ayuntamiento. Una cantidad imposible de lograr en la actual situación del mercado inmobiliario y menos en una ciudad con un enorme número de viviendas sin vender y con un stock todavía grande de pisos construídos y sin dueño.

 

Además, está el problema de los morosos a los que el Ayuntamiento ha perdonado un millón de euros en cuotas. Son empresarios que no pagan las tasas establecidas por tener allí sus negocios. A la cabeza, el presidente de La Gaceta, Pedro Díaz, que es el que más debe y lidera un movimiento para intentar librarse. La oposición ha obligado a que el consejo de administración de MercaSalamanca les lleve al juzgado: a partir de enero, los juicios para que paguen.