El Ayuntamiento contaba con los fondos europeos para rebajar su factura en el proyecto de Zaldesa

El concejal de Hacienda y Régimen Interior, Fernando Rodríguez, responsable de la política municipal en Zaldesa.

El concejal Fernando Rodríguez expuso al pleno que el Ayuntamiento contaba con reducir su aportación a la plataforma, de 6,6 millones de euros, con la subvención comunitaria. Y que también contaba con dinero de la Junta y con rebajar la licitación para ahorrarse hasta un 30% de lo comprometido. Nada de eso se ha materializado.

La decisión de la Comisión Europea de denegar al Ayuntamiento de Salamanca fondos comunitarios para el desarrollo de una plataforma logística en Zaldesa supone un jarro de agua fría para los planes municipales en una sociedad en la que el Consistorio tiene la voz cantante y donde ha comprometido 6,6 millones de euros. Y más cuando es posible que tenga que variar significativamente su candidatura si quiere mejorar la pobre impresión que ha causado en los responsables comunitarios a la hora de la asignación de fondos.

 

La decisión de la Comisión Europea es un contratiempo porque el Ayuntamiento de Salamanca contaba con la concesión de fondos comunitarios para ir sufragando el coste del puerto seco. Así lo explicó el concejal de Hacienda y Régimen Interior, Fernando Rodríguez, a finales de 2013 cuando la oposición socialista le pidió explicaciones sobre su última decisión: la de hacer en el transcurso de seis anualidades una aportación de 6,6 millones de euros. Inversión de fondos municipales para una sociedad, Zaldesa, que se decidió convertir en sociedad mixta a partir de la compra de los 3,6 millones de euros de acciones que de ella tenía otra sociedad municipal, MercaSalamanca.

 

 

UNA INVERSIÓN ASUMIBLE

 

Entonces, Rodríguez defendió que esa inversión de 6,6 millones no le parecía "una cantidad desproporcionada a la que no pueda hacer frente el Ayuntamiento". El motivo de su tranquilidad residía en que esperaba poder contar con subvenciones comunitarias para rebajar sustancialmente la aportación municipal. Sin embargo, y por el momento, el Consistorio no puede contar con ese dinero y su falta condiciona sus planes y la programación que se había hecho el propio Rodríguez.

 

El Ayuntamiento planeaba arrancar con el proyecto este 2015 una vez se confirmaran los fondos europeos. De hecho, la petición de financiación era de 5,9 millones de euros para un proyecto de 14,9, el de la primera fase, que incluye la construcción de la plataforma multimodal y la urbanización del sector Peña Alta. Sin ellos no parece factible echara a andar la construcción.

 

 

CASTILLO DE NAIPES

 

La inversión de la que se habló a finales de 2013 era de 6,6 millones en seis anualidades y para ello se contaba no solo con los fondos europeos denegados, sino con varias condiciones. Una de ellas, que la Junta a través de la sociedad pública Provilsa convirtiera en acciones de Zaldesa un crédito participativo de 3,9 millones, aunque se había comprometido a poner 10 millones. El préstamo vence en 2017 y, para entonces, el Consistorio piensa que la Junta decidirá entrar en el accionariado con esa aportación.

 

La otra situación que, según Rodríguez, reforzaba la solvencia del Ayuntamiento para afrontar esta inversión millonaria es que se iba a poder rebajar de manera sustancial el coste de la obra con la licitación: un 30%. El propio concejal explicó que la manera "más factible" de conseguir esa reducción de costes era "que la mera licitación de la obra obtenga una baja en la propia licitación y en la adjudicación por parte de ese porcentaje, algo que en los tiempos que corre no parece que sea nada disparatado".

 

"La transformación del préstamo participativo en capital y la obtención de subvenciones de otras administraciones o de una baja en la licitación de las obras que permitiera ahorrar un 30% de la inversión. Todos esos escenarios dulcificarían esos compromisos del Ayuntamiento", aseguró Rodríguez en un pleno. Ahora este 'castillo de naipes' ha fallado por su primera carta, tiene pendiente constatar la intención de la Junta y esa rebaja del precio de la obra.

 

El retraso en el inicio del proyecto puede afectar en cascada al resto de la programación hecha por el Consistorio. El Ayuntamiento se comprometió a aportar 3 millones de euros en capital social en tres anualidades a partir de 2014 una vez se cumpliera una condición: la entrada como accionistas del puerto de Leixoes y del banco CEISS. También habrá que ver si se puede iniciar la construcción de todo el complejo tras rechazarse la financiación para la plataforma multimodal. El total del proyecto tiene un coste de 52 millones de euros y su construcción se la adjudicó la propia Zaldesa en 2009.

Noticias relacionadas