El Ayuntamiento confunde los caminos escolares seguros con tener pasos de peatones y semáforos
Cyl dots mini

El Ayuntamiento confunde los caminos escolares seguros con tener pasos de peatones y semáforos

Foto: F. O. L.

El equipo de Gobierno sigue sin diseñar la red de itinerarios que se le pidió en 2016. La DGT recomienda evitar aparcar a la puerta de colegios o poner agentes, justo lo que no se hace en la ciudad.

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Salamanca ha dado este miércoles, de nuevo, pruebas de su falta de convicción con respecto a una medida en la que muchos ayuntamientos del país trabajan: los caminos escolares seguros. Un concepto claro que el equipo de Gobierno demuestra no tener muy claro.

 

El concepto de caminos escolares seguros engloba itinerarios adecuados para que los alumnos puedan acceder a los centros escolares a pie y siguiendo rutas en las que se toman medidas para reducir los riesgos, como prohibir el aparcamiento a la puerta de los centros escolares, reducir velocidad del tráfico o poner Policía Local en todos los colegios. Medidas que están muy lejos de la permisividad con la doble fila escolar o la falta de agentes que practica el Ayuntamiento.

 

Según una nota de prensa municipal, durante la Comisión de Policía, Tráfico y Transporte de este miércoles se han abordado los "caminos seguros escolares", un punto en el que el concejal Emilio Arroita ha dado cuenta de la disposición del Ayuntamiento a "seguir recibiendo cualquier aportación" de los centros escolares y de asociaciones de madres y padres de alumnos. El ayuntamiento asegura que hay "continuos contactos" con los centros escolares para informar de medidas que ya están en marcha para "garantizar un recorrido peatonal seguro de los alumnos". Pero lo más llamativo son las medidas que publicita el equipo de Gobierno.

 

"En concreto, el Ayuntamiento ha destacado que los cruces disponen de pasos de peatones, regulación semafórica, señalización vertical y horizontal y que ha reducido la velocidad de circulación de los vehículos en los entornos de colegios e institutos para "mejorar la seguridad vial", dice textualmente la nota de prensa difundida.

 

De esta afirmación se deduce que el consistorio considera que diseñar caminos escolares seguros se limita a poner pasos de peatones y semáforos, además de señalización, algo que tienen absolutamente todas las calles de Salamanca. La única medida excepcional, la reducción de velocidad en los entornos escolares, algo que operativo desde hace años.

 

 

Fin de la doble fila, límite 30 y agentes en todos los colegios

 

Entre las medidas estándar, la DGT pide prohibir el estacionamiento frente a los colegios a la hora de la entrada y la salida, limitar a 30 km/hora las calles de acceso y que la policía regule el tráfico cerca de los colegios. Recomendaciones que el Ayuntamiento incumple de manera sistemática. 

 

En octubre de 2016 se aprobó una moción para diseñar una red de caminos escolares seguros que no se ha hecho realidad en los dos últimos cursos, y en este tampoco se pondrá en marcha una red municipal. Lo peor es que esto viene de mucho más atrás: en noviembre de 2013 se llegaba a un acuerdo para que la Policía Local participara en la elaboración y diseño de caminos escolares seguros en la ciudad con el Centro Superior de Educación Vial de la DGT en Salamanca.