El Ayuntamiento, condenado a pagar 590.000 euros al propietario de la villa en ruinas de la avenida Italia

Villa de la avenida Italia en un ruinoso estado de conservación.

El consistorio tendrá que pagar una importante indemnización a la empresa propietaria de este palacete, a la que se ha denegado la declaración de ruina. El equipo de Gobierno ha decidido no recurrir la sentencia del TSJCyL a pesar de que la justicia provincial sí le dio la razón.

El Ayuntamiento de Salamanca tendrá que pagar 590.000 euros a la propiedad de la villa de la avenida de Italia, un edificio característico en pésimo estado de conservación y que es objeto de una disputa entre el consistorio y la constructora titular. La cantidad es la indemnización solicitada por la empresa y que la justicia ha atendido, y hay que pagarla porque el equipo de Gobierno ha decidido no acudir a una última instancia para recurrir.

 

El asunto se ha conocido este martes en la comisión de régimen interior durante el debate de varias modificaciones de crédito aprobadas para enmendar los presupuestos. Una de ellas es para atender el pago de esta cantidad por la codena al Ayuntamiento de Salamanca. El asunto lo ha sentenciado el TSJCyL después de que la audiencia provincial lo desestimara, y el consistorio no recurrirá la sentencia, en contra de lo que suele hacer en temas judiciales. Tenía la opción de ir a casación, pero se arriesgaba entonces a que se ratificara la sentencia y ser condenado en costas, con el daño consiguiente a las arcas municipales.

 

La empresa pedía 1,6 millones de euros de indemnización porque entiende que el hecho de que el edificio esté catalogado le perjudica a la hora de construir en el futuro, por los menores índices de edificabilidad. La empresa pide esta compensación porque considera que está afectada por el PGOU de los años '80 del pasado siglo cuando se incluyó en el Catálogo de Edificios de Interés del Plan General de Ordenación Urbana de Salamanca (ficha 303 E-136) con protección estructural. No se puede vaciar y es obligatorio mantener todos los elementos originales, empezando por la fachada.

 

Este edificio se encuentra actualmente en un estado deplorable y el Ayuntamiento y la propiedad mantienen una disputa por una declaración de ruina. Se trata de un edificio neobarroco, un ejemplo interesante de arquitectura, único en la ciudad. Lleva años cubierto por una lona para evitar que el material que se cae en los habituales desprendimientos acabe en la calle.

 

Según confirmó en un pleno en marzo el concejal de Urbanismo, Carlos García Carbayo, el Ayuntamiento de Salamanca ha desestimado la declaración de ruina que pedía el propietario. Al parecer, el coste de su arreglo supera ampliamente el valor de reposición y por eso su dueño, Promociones Arsenio, SA, había pedido la declaración de ruina. Sin embargo, sólo ahora el consistorio ha tomado cartas en el asunto cuando el deterioro de la edificación parece irreversible y la propiedad ha manifestado sus intenciones de no conservar sus elementos y valores.

 

Sin embargo, hace años que el Ayuntamiento de Salamanca no actúa con la diligencia debida. A finales de 2016, la Asociación “Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” presentó alegaciones contra el expediente de declaración de ruina para el inmueble y advertía sobre la dilatada tramitación de los requerimientos para que un edificio subsane las deficiencias.



Y es que ya en junio de 2012 los técnicos municipales constataron el agravamiento al carecer el inmueble de mantenimiento y limpieza, pero en este tiempo ni la propiedad ni el Consistorio han intervenido para detener el progresivo deterioro. Únicamente se han presentado proyectos, se han ido cumpliendo los diferentes trámites e incluso el actual propietario -que lo es desde 2015- ha mallado la fachada para evitar que los desprendimientos afecten a la vía pública. Ahora el Ayuntamiento se opone a una declaración de ruina que ha propiciado durante cuatro años de tramitación.