El Ayuntamiento calla sobre los impagos de empresas en MercaSalamanca

El concejal de Hacienda y régimen interior, Fernando Rodríguez.

El consistorio, que tiene la mayoría accionarial de la sociedad, presume de que se ha echado a Pablo González pero no dice ni palabra sobre el millón de euros que deben varias empresas, entre ellas dos del presidente de La Gaceta, y a las que el Ayuntamiento no ha reclamado nunca.

El Ayuntamiento de Salamanca ha decidido correr una cortina sobre el escándalo del millón de euros, el que deben varias empresas a MercaSalamanca, y a las que nunca se les ha reclamado la deuda. Son prácticamente todas las de la zona de actividades complementarias y entre los deudores están dos sociedades del presidente de la empresa editora de La Gaceta, Pedro Díaz. Empresas todas que no han pagado y que ponen en serios aprietos a una sociedad pública que se alimenta de fondos municipales.

 

Sin embargo, lejos de reconocer el escándalo no sólo de posible corrupción, sino de evidente mala gestión y falta de vigilancia de los intereses públicos, ha preferido usar como cortina de humo la destitución de Pablo González como consejero de MercaSalamanca. El 'hermanísimo' de Ignacio González, expresidente de la comunidad de Madrid, está en la cárcel por saquear empresas públicas como el Canal de Isabel II o MercaMadrid, donde era consejero en representación de la estatal Mercasa, como en Salamanca.

 

Así, en una nota pública enviada este jueves ha confirmado lo que ya se sabía. Primero, que Pablo González ha sido destituido fulminantemente esta misma mañana como consejero. El consejo quería su salida y el equipo de Gobierno del PP, que preside MercaSalamanca a través del concejal y teniente de alcalde Fernando Rodríguez, no podía oponerse. Eso sí, la destitución se produce a petición de Mercasa, a la que representaba González, y que está inmersa en un gran escándalo por la presencia de este consejero, bajo la sospecha de la corrupción, en varios 'mercas' de toda España: es o ha sido representante de Mercasa en Mercabilbao, Mercacordoba, Mercalaspalmas, Mercamalaga, Mercamadrid, Mercapalma, Mercasevilla, Mercazaragoza, Mercamurcia, Mercavalencia y Mercatenerife, además de en MercaSalamanca hasta hoy.

 

Además, se ha confirmado que se abre una investigación interna en el seno de la propia sociedad para esclarecer qué tipo de decisiones tomó o avaló Pablo González, y si hay alguna actuación irregular en ellas. Esta investigación ha venido forzada por las presiones de Ganemos y PSOE, y ante la inacción total del PP. Como dijo el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, hace unos días, el PP defiende que González tuvo un papel "residual" en las decisiones.

 

Esto es algo que ya ha explicado el PSOE, que ha hecho los deberes y ha contabilizado las intervenciones de González: ha estado en diez de las diecisiete reuniones a las que podía acudir. Fue nombrado en 2012 como representante de la empresa estatal Mercasa y no ha tenido nunca facultades ni poderes de gestión en el mercado de mayoristas de Salamanca. Por lo tanto, no tenía capacidad de decisión alguna en la gestión ordinaria.

 

Sin embargo, en esta nota emitida a través del departamento de prensa del Ayuntamiento de Salamanca no se dice nada sobre otro escándalo que surgió en el seno de MercaSalamanca al tiempo que el de Pablo González. No es otro que la deuda de un millón de euros que mantienen catorce empresas del 'merca' y que el Ayuntamiento permite que no paguen.