El Ayuntamiento aprueba en comisión renovar el contrato del bus por 144 millones a Salamanca de Transportes

Una de las paradas de autobuses de Salamanca (Foto: Tori Heras)

El equipo de Gobierno zanja en la comisión de esta mañana la adjudicación a la actual empresa, la única que se ha presentado. El PSOE lamenta que el pliego de condiciones ha impedido que la empresa que ahora gestiona el bus tenga competencia y que no prima el mayor uso del transporte colectivo.

El equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Salamanca ha dejado lista para la aprobación final la adjudicación del contrato del bus urbano para los próximos 12 años a pesar de la numerosas vicisitudes del proceso y de la oposición del grupo municipal socialista, que considera que no ha habido oportunidad de que compitan otras empresas. La concesión, que irá previsiblemente para la actual empresa, Salamanca de Transportes, eleva su coste hasta los 144 millones de euros por los 12 años de duración y es uno de los contratos más jugosos del Ayuntamiento.

 

El equipo de Gobierno ha sacado adelante con su mayoría en la comisión de contratación la adjudicación de este contrato, que está en trámite desde noviembre pasado y se ha retrasado por varios motivos, lo que ha llevado el pasado contrato fuera de vigencia. El recurso especial del grupo Globalia contra el pliego de condiciones paralizó el proceso en diciembre de 2013 durante tres semanas. El grupo de Juan José Hidalgo recurrió porque estimaba que el pliego de condiciones impedía la libre competencia, ya que favorecía que solo se presentara la actual empresa concesionaria, y porque contravenía las recomendaciones europeas a nivel de competencia, porque el contrato supera los 10 años de duración.

 

Estos argumentos son los que ha mantenido también el grupo municipal socialista durante toda la tramitación, desde el diseño del pliego a la recepción de ofertas, ya que considera que con las condiciones fijadas por el equipo de Gobierno solo se podía presentar la empresa que ahora presta el servicio. Pero además, el PSOE considera que los criterios marcados impiden que la empresa se esfuerce por conseguir más viajeros. Según los datos oficiales, las líneas del bus urbano llevan años perdiendo usuarios y el nuevo pliego de condiciones no obliga a tomar medidas para revertir esta situación. Así, lamentan que se mantenga el pago por kilómetro, independientemente de si se consiguen más usuarios.

 

La concesión irá ahora al próximo pleno del Ayuntamiento de Salamanca, que dejará listo el proceso para la firma del contrato en las próximas fechas, a pesar de que el grupo Globalia mantiene un recurso contra la decisión del tribunal de recursos administrativos de Castilla y León de no aceptar su reclamación contra el pliego de condiciones.