El Ayuntamiento aprueba convertirse en "ocupa" de un solar de Defensa para resolver el embrollo de El Corte Inglés

Fachada del edificio de El Corte Inglés en la plaza de la Concordia.

El pleno del Ayuntamiento de Salamanca aprueba la la modificación puntual para legalizar la situación de los grandes almacenes. Se cambia la calificación de un suelo del ministerio de Defensa para incorporar 14.000 metros al sector y compensar un posible aprovechamiento excesivo.

El pleno del Ayuntamiento de Salamanca ha aprobado la modificación puntual del PGOU con la que se intenta resolver la cuestión de El Corte Inglés, un problema urbanístico-legal derivado de la anulación de todas las licencias para la construcción y planeamiento del edificio de los grandes almacenes. Hace cuatro años desde que se anuló por completo y la denominada 'solución Mañueco' llega ahora. La modificación consiste en cambiar el uso de un solar propiedad del ministerio de Defensa, que pasa de residencial a dotacional, con el objetivo de promover nuevos equipamientos públicos en el lugar. Ha tenido los votos a favor del PP, que la promovió, y de PSOE y Ciudadanos, que se han sumado hace unas semanas.

 

El resultado es que se incorporan al sector 14.000 metros cuadrados de esa parcela que se suman a los ya aprovechados, y que equilibran el exceso de edificabilidad concedido con las licencias que los gobiernos municipales del PP concedieron. Tal y como atestiguan las sentencias, y también informes independientes, ronda los 20.000 metros. Al incorporar estos 14.000, se equilibra la situación a la espera de que así pueda resistir posibles recursos o alegaciones por parte de quienes impulsaron el proceso judicial que terminó con la anulación de las licencias. Esto es así porque no hay seguridad total de que haya recursos, y tampoco de que el principal perjudicado, el ministerio de Defensa, reclame indemnizaciones.

 

Lo que ocurre, como ha descrito el concejal de C's, Fernando Castaño, es que no se cuenta para nada con el propietario de ese solar clave, el ministerio de Defensa. La cartera de la ministra Cospedal no ha llegado a ningún acuerdo de cesión, al menos, no se ha hecho público; y va a ver como su solar pierde valor al pasar de residencial (donde podía promover pisos) a dotacional. Y por último, tiene que ver como el Ayuntamiento habla ya de hacer allí nuevos equipamientos públicos como un centro de I+D+i o un edificio de viviendas adaptadas. Como ha dicho Castaño, el Ayuntamiento se convertirá en 'ocupa' de un solar que no es suyo.

 

 

EL CAMBIO DE EQUILIBRIOS MUNICIPALES

 

Para hacerlo posible, han sido necesarios los votos de Ciudadanos y PSOE, inicialmente alineados con Ganemos para una solución alternativa, pero que cambiaron de posición hace unas semanas para situarse junto al PP. Esto ha valido a ambos grupos las críticas

 

El grupo municipal Ganemos ha acusado a PSOE y Ciudadanos de adaptarse a las necesidades del PP en el tema de El Corte Inglés y haber cambiado su postura: primero estuvieron junto a Ganemos con una solución que compensara el exceso de metros y, hace unas semanas, decidieron acorgar con el PP una modificación en el PGOU para legalizar la situación. "Son ustedes fervientes seguidores de Marx, de Groucho Marx: si no le gustan mis principios al PP, tengo otros", ha dicho el concejal Gabriel Risco.

 

La afirmación no ha gustado nada en el grupo municipal socialista, en el que varios de sus concejales han reaccionado durante el turno de palabra del concejal Risco. No obstante, el primero en replicar ha sido Ciudadanos, por parte del concejal Fernando Castaño, que con su peculiar estilo ha desvelado que, de haber estado en la corporación cuando se aprobó el convenio para la llegada del centro comercial a Salamanca, en 2004, "hubiera dicho no" en defensa del comercio local y hubiera destinado el cuartel a zona verde. Sin embargo, su argumento ha girado por completo porque, considera, ahora los grandes almacenes "son comercio local y paga sus impuestos aquí", "y además está el tema de los empleos, 800 puestos de trabajo".

 

Castaño ha asegurado que encontrar una solución era difícil y que, por eso, encargaron el informe externo que presentaron PSOE, C's y Ganemos y que confirmó que "el problema era grave" porque "había que sacarse de la manga entre 14.000 y 20.000 metros cuadrados" que era el exceso de edificación en el sector. Castaño ha asegurado que el plan de que el centro comercial comprara espacios públicos para la ciudad, como el huerto de Adoratrices, se fue al traste "porque Ganemos no quería la solución sino la rendición total del PP y de El Corte Inglés", lo que podría haber costado el cierre del centro "que está en pérdidas, seguro que hemos sido motivo de debate en más de un consejo de administración".

 

Castaño ha descrito la solución que el PP ha propuesto es "hacer de ocupas" y utilizar un solar del ministerio de Defensa para compensar la edificabilidad, "aunque habrá que ver que piensa el ministerio", y ha ironizado sobre los papeles que esta situación otorga: "el PP haciendo de ocupa y Los Verdes y Ganemos echando a los ocupas y a Defensa".

 

Por su parte, el PSOE, con la intervención de Fernando Vegas, ha criticado la ineficacia del PP en la gestión urbanística de los diferentes intentos de legalizar esta situación y responder a las numerosas sentencias que anulaban las licencias. Vegas ha culpado por completo a los gobiernos 'populares' de la situación creada por su querencia al "urbanismo a la carta" y que la modificación del PGOU nace para "corregir los despropósitos" de lo aprobado en su día, modificación que se aprueba "rozando el plazo límite" dado por la Junta. Y que mantiene dudas sobre la seguridad jurídica de este nuevo planeamiento, seguridad jurídica "que no va a ser plena", pese a lo cual era obligado buscar una solución.

 

Vegas ha reconocido que había otra solución, en alusión a lo que proponía Ganemos, pero que no había un solo camino para lograr resolver la cuestión, siempre manteniendo los puestos de trabajo, la actividad comercial. "Quizás había otras soluciones, pero la que se nos presenta atiende a la realidad existente en los terrenos", con sus construcciones actuales.

 

El equipo de Gobierno, por su parte, ha defendido la importancia de resolver esta falta de legalidad urbanística para asegurar un proyecto importante para la ciudad. De nuevo, el concejal Carlos García Carbayo ha descrito lo que incluía el acuerdo con el centro comercial: la plaza de la Concordia, el polvorín, nuevos campos de fútbol, los puestos de trabajo, la actividad económica... Nada ha dicho del coste de la operación, de la posición del ministerio de Defensa o de futuros recursos.

Noticias relacionadas